No dudamos ni un segundo de que lo vamos a pasar fenomenal probando superdeportivos electrificados, pero déjame que traiga al presente dos coches del pasado que debían ser una verdadera gozada. 

El Lexus LFA y el Mercedes-Benz SLR McLaren 722 S Roadster se baten en duelo en una carrera de aceleración al mejor de tres intentos. Lo que yo daría por estar metido en alguno de esos dos 'cochazos'... 

Galería: Lexus LFA 2010

En este vídeo de Lovecars, Tiff Needel, antiguo piloto y actual presentador en la televisión británica, se pone al volante del LFA, mientras que el propietario del SLR es el encargado de exprimir su vehículo.

El modelo japonés recurre a un motor 4.8 V10 atmosférico, con 560 CV y un corte de inyección a 9.500 rpm. Por su parte, el representante alemán monta un propulsor 5.5 V8, sobrealimentado por dos compresores volumétricos, que entrega nada menos que 650 CV. 

Galería: Mercedes-Benz SLR McLaren 722 S Roadster

El LFA carece de control de arrancada (Launch Control), por lo que Needel aplasta el acelerador con el control de tracción activado. Consigue una buena salida, pero el SLR es claramente la máquina más rápida. Lovecars no publica los tiempos de la carrera, pero no hay duda del vencedor. 

Para la segunda carrera, Needel desactiva el control de tracción. El resultado es para echarse las manos a la cabeza, porque el LFA pierde motricidad no solo al arrancar, ¡sino también el engranar la segunda y la tercera velocidad! Este espectáculo de humo ralentiza bastante al Lexus, pero merece la pena verlo... y seguro que también vivirlo.

Desde luego, correr sin control de tracción supuso un experimento fallido, así que debemos dar como ganador al SLR. Eso sí, el épico sonido del propulsor V10 del LFA es imbatible. 

En fin, te deseamos que disfrutes como un enano de este vídeo. Nosotros lo hemos hecho y la verdad es que te hace recordar unos tiempos absolutamente maravillosos en el mundo del automóvil... sin olvidarnos de que el futuro también nos emocionará, a los que nos dedicamos a esto de probar y hablar de coches.