Es un minuto muy intenso y divertido.

Ha pasado más de una década desde que en 2010 se presentara el superdeportivo de Lexus, el LFA. Si recuerdas, solo se fabricaron 500 unidades, 50 de la versión especial Nürburgring Edition, con 570 CV en lugar de 560. Todas se vendieron rápidamente por un precio que comenzaba en 415.000 euros.

Hoy en día, sigue siendo el mejor Lexus de la historia y ha servido de inspiración para algunos de los deportivos de la marca más espectaculares de la actualidad, como el LC 500. Desde luego, ver un vídeo de algún ejemplar en plena forma siempre es un tiempo bien invertido, como este de Motorsport Magazine.

Galería: Lexus LFA 2010

La grabación muestra una prueba de aceleración del LFA, capaz de estirar hasta las 9.500 rpm y de pasar de 0 a 100 km/h en 4,4 segundos (3,7 era la cifra oficial hace 11 años) y de 0 a 200 en 11,6.

Por si no lo recuerdas, el biplaza japonés monta un glorioso motor 4.8 V10 atmosférico, que se combina con una transmisión automática con seis velocidades. Oficialmente, el coche alcanza los 325 km/h de velocidad punta. 

Pero además de por las prestaciones puras y duras, el coche emociona por su sonido mecánico, que se puede escuchar en el vídeo y que ya, lamentablemente, muy pocos deportivos emiten (Audi R8, Lamborghini Huracán y poco más).

Las imágenes también muestran al superdeportivo derrapando en una curva bastante abierta, dentro de un circuito de carreras. Teniendo en cuenta que es un modelo de propulsión y su destacada potencia, lo normal es que se pueda 'cruzar' y mantener la trayectoria si el piloto desconecta el control de estabilidad y cuenta con buenas manos. 

El LFA dispone de frenos carbocerámicos y su chasis está conformado por aluminio y plástico reforzado con fibra de carbono, de ahí que el peso no sea nada elevado: 1.575 kilos, incluyendo el conductor y los líquidos. 

En este momento, es muy difícil esperar un sucesor del LFA, aunque nunca hay que perder la esperanza. De momento, dale al 'play' y disfruta de un minuto repleto de adrenalina.