El primer SUV de Rolls-Royce, presentado en el año 2018, es uno de los modelos de su clase más rápidos y lujosos del mundo, pero ya sabemos que hay compañías dispuestas a llevar estos coches un paso más allá, en términos tanto de potencia y prestaciones como de apariencia.

En este caso os traemos una preparación del especialista Spofec, que ha tomado como base la versión más exclusiva y rápida del SUV de Goodwood, concretamente un Cullinan Black Badge, con mayor potencia que el modelo de serie y algunos detalles específicos.

Galería: Rolls-Royce Cullinan por Spofec

El motor V12 biturbo de 6,7 litros, que en el Black Badge ofrece una potencia de 600 CV y un generoso par motor máximo de 900 Nm, no era lo suficientemente enérgico para Spofec.

Así pues, ahora el bloque de doce cilindros alcanza la friolera de 707 CV, además de un par motor máximo de 1.060 Nm, lo que permite al Cullinan alcanzar los 100 km/h desde parado en 4,6 segundos, frente a los alrededor de 5,0 segundos que tarda el de serie. La velocidad máxima, eso sí, está limitada a 250 km/h, debido al gran peso del conjunto.

Rolls-Royce Cullinan por Spofec

Spofec también ofrece un sistema de escape mejorado, fabricado en acero inoxidable, así como una variante con una válvula de control electrónico para variar su tono a placer. 

Las modificaciones a nivel estético son bastante evidentes, y se basan en un kit de carrocería que, por ejemplo, ensancha notablemente los pasos de rueda del SUV británico (10 centímetros delante y 12 centímetros detrás), dotándolo de una imagen mucho más imponente.

Rolls-Royce Cullinan por Spofec
Rolls-Royce Cullinan por Spofec
Rolls-Royce Cullinan por Spofec

A esto hay que sumar nuevos paragolpes, un llamativo difusor trasero o un nuevo aditamento para el spoiler del techo, además de una altura rebajada en 40 milímetros.

Quizá los componentes que más llaman la atención son las nuevas llantas forjadas, desarrolladas junto a la firma estadounidense Vossen, que tienen un gigantesco diámetro de 24 pulgadas y lucen un acabado en color negro, a juego con el exterior del vehículo (al menos en la unidad de las fotografías).