Se trata del regalo de un marido a su mujer.

Ahora que acabamos de pasar San Valentín, hemos conocido una historia realmente curiosa, gracias a nuestros compañeros de Motor1.com en Estados Unidos. Se trata del Bugatti Chiron Alice, un hiperdeportivo personalizado que un marido no ha dudado en regalar a su mujer. 

No sabemos si había un enfado de por medio, si la chica es una aficionada a los coches o si, simplemente, hablamos de un detalle muy especial de un multimillonario. En cualquier caso, el gesto ha implicado un desembolso de millones de euros. 

Galería: Bugatti Chiron Alice

Como puedes ver en las imágenes, este Chiron luce una peculiar combinación cromática, formada por los colores blanco y rosa Silk Rosé. Esta última pintura es totalmente nueva y, por lo tanto, nunca se había utilizado antes en un modelo de la casa francesa. No nos queremos ni imaginar cuánto dinero habrá pedido la marca por crear este color...

La preparación ha sido obra de la propia Bugatti, tras recibir el encargo de su distribuidor oficial H.R. Owen, en Reino Unido. En el interior, podemos observar una mezcla de cuero y Alcantara con acabado en Gris Rafale.

Para completar esta creación única, se ha cosido la inscripción Alice en los reposacabezas y este mismo emblema también se ha instalado en los umbrales de aluminio de las puertas. 

"El cliente acudió a nosotros con una visión de su nuevo Bugatti y estamos encantados de que la variedad de nuestro extenso catálogo de accesorios y opciones permita realizar incluso el más ambicioso de los diseños", explicó Ken Choo, CEO de H.R. Owen.

Bugatti Chiron Alice
Bugatti Chiron Alice

El coche es un Chiron Sport, una versión aligerada y con una dinámica de conducción aún más excelsa que la del Chiron estándar. El motor sigue siendo el bloque 8.0 W16, con cuatro turbocompresores, que entrega 1.500 CV. 

Para lograr una 'dieta' de 18 kilos, se incorporan diversos elementos en fibra de carbono, como las llantas, la cubierta de los intercooler y el brazo del parabrisas. Además, los amortiguadores adaptativos trabajan un 10% más rápido que los del Chiron convencional y a la tracción total se suma el sistema de reparto selectivo de par Torque Vectoring. ¡Alice, disfrútalo!