Sabíamos que, tarde o temprano, este momento llegaría. Para algunos, supondrá una noticia lógica y coherente con los tiempos actuales. Para otros, casi un cataclismo. En cualquier caso, se trata de una confirmación que es oficiosa desde hace unos días: Ferrari comercializará un coche eléctrico y lo hará antes de 2030.

Eso sí, hace unos meses esta idea no rondaba por Louis Camilleri, el director general de Ferrari, que dimitió el pasado mes de diciembre: "No veo que Ferrari se convierta en una empresa 100% eléctrica, desde luego no en mi trayectoria. Ni siquiera será un 50% eléctrica".

Está claro que, en el espacio de unos pocos meses, la situación ha cambiado radicalmente en Maranello. ¿La dimisión fue por esta disparidad de criterios? Tan solo se confirmaron "razones personales", sin darse más explicaciones. 

El nuevo jefe, John Elkann, tiene una visión completamente diferente del futuro de Ferrari. Así, en la presentación de los resultados financieros de 2020, ha anunciado la introducción de un modelo 100% eléctrico "antes de 2030", sin especificar el formato del mismo.

De momento, la transición a la electrificación ya se está produciendo de forma gradual. Como muestra de ello, tenemos el Ferrari SF90 Spider, equipado con un sistema híbrido, en el que el motor V8 biturbo está acoplado a tres propulsores eléctricos que elevan la potencia combinada a nada menos que 1.000 CV.

El siguiente paso será el desarrollo de otros modelos híbridos enchufables. Al parecer, Ferrari está realizando varias pruebas con un sistema de propulsión V6 electrificado. Los rumores señalan que ese motor de seis cilindros es el bloque biturbo de 2,9 litros que Alfa Romeo emplea en las versiones Quadrifoglio del Giulia y el Stelvio

Además, hay que tener en cuenta que la marca italiana no solo comercializará superdeportivos, sino también otro tipo de carrocerías. Por supuesto, nos referimos a los SUV, pues el Purosangue llegará a las carreteras en 2022. 

Es más, después de este modelo, ya se habla de otros dos todocaminos eléctricos, con el fin de rentabilizar aún más su cartera de productos. En fin, no adelantemos más acontecimientos. De momento, vamos a esperar al primer coche 100% eléctrico de la casa, que seguro ofrecerá unas prestaciones de primer nivel.