En Australia, un joven de 25 años ganó un flamante Mercedes-AMG C 63 S Coupé el pasado mes de mayo en un sorteo. Hace unos días, fue a una boda con su coche de 510 CV. Orgulloso de su 'juguete', intentó montar un espectáculo delante de todos los invitados, antes de que las cosas se le fueran de las manos.

Como muestra el vídeo, se propuso varias veces quemar ruedas, aunque no llegó a conseguirlo. ¿El motivo? Jean-Pierre Mouawad, el dueño del coche, olvidó un pequeño detalle: ¡no desactivó el control de tracción! Este sistema evita que las ruedas derrapen, por lo que, cuando está activado, es imposible realizar esta macarrada. 

Galería: Mercedes-AMG C 63 S Coupé

Los numerosos intentos deberían haberle alertado de su fallo garrafal, en cambio siguió haciéndolo por negligencia o por orgullo hasta que su coche resultó dañado. Aparecieron llamas en la parte delantera izquierda del coche y comenzó a salir un humo blanquecino de las salidas de escape.

Estas llamas quemaron el compartimento del motor y el interior del coupé alemán, lo que hace pensar que las reparaciones ascenderán a varias decenas de miles de euros (si es que el vehículo es reparable).

Es probable que Jean-Pierre Mouawad no pueda hacer valer la garantía, ya que las imágenes demuestran que él es el único responsable y que no cuidó debidamente su coche. Vamos, que la ha liado parda...

Además, tendrá que enfrentarse a la justicia ya que está citado por el tribunal el 11 de marzo de 2021 por conducción peligrosa. Allí, deberá responder por sus acciones, aunque afortunadamente para él, el caso no es especialmente grave porque nadie resultó herido.

Mercedes-AMG C 63 S Coupé

Cabe recordar que el Mercedes-AMG C 63 Coupé monta un propulsor 4.0 V8 biturbo, que entrega 476 o 510 CV (variante 63 S). En ambos casos, la mecánica se combina con la transmisión automática con embrague multidisco AMG SPEEDSHIFT MCT 9G, de nueve velocidades.

Este coche, que cuesta la friolera de 115.000 euros, es capaz de alcanzar los 290 km/h de velocidad punta y también de acelerar de 0 a 100 en tan solo 3,9 segundos. Sí, cerca de 20 millones de las antiguas pesetas han ardido en llamas. ¿Cómo te quedas?