El próximo día 13 de febrero, la casa de subastas RM Sotheby's pondrá a la venta un rarísimo y exclusivo modelo de Affalterbach, en concreto uno de los ochenta Mercedes-Benz CLK DTM AMG Cabriolet fabricados, y uno de los únicos cinco pintados en este color rojo Opal Fire.

El modelo, presentado en 2004 como coupé, se fabricó para celebrar la victoria en 2003 de la marca en el campeonato alemán de turismos, el célebre DTM (Deutsche Tourenwagen Masters). La buena acogida por parte del público hizo que AMG se propusiera fabricar también una versión descapotable, por lo que finalmente se hicieron 100 coupé y 80 roadster.

Galería: Mercedes-Benz CLK DTM AMG Cabriolet

La bestia de AMG equipaba un poderoso motor V8 Kompressor de 5,5 litros, que era en realidad una versión descafeinada del bloque de carreras. Además, el modelo gozaba de una suspensión inspirada en competición y un lujoso habitáculo.

El propulsor estaba dotado de un compresor volumétrico, así que alcanzaba una potencia máxima de 582 CV a 6.100 rpm, así como un par motor máximo de 800 Nm a 3.500 vueltas. De serie, iba asociado a la transmisión automática SpeedShift 5G-Tronic, con convertidor de par y cinco velocidades.

Mercedes-Benz CLK DTM AMG Cabriolet
Mercedes-Benz CLK DTM AMG Cabriolet
Mercedes-Benz CLK DTM AMG Cabriolet

Gracias a su enorme potencia, era capaz de despachar el 0 a 100 km/h en solo 4,0 segundos, anunciando además una velocidad punta de 320 km/h... ¡con la melena al viento!

El CLK DTM AMG tuvo muchos propietarios famosos, entre ellos algunos de los pilotos de Fórmula 1 más reconocidos de la época, como Juan Pablo Montoya, Kimi Raikkonen o Jenson Button, además de Mika Hakkinen.

Mercedes-Benz CLK DTM AMG Cabriolet
Mercedes-Benz CLK DTM AMG Cabriolet
Mercedes-Benz CLK DTM AMG Cabriolet

Este CLK DTM en concreto, fabricado en el año 2007, fue vendido originalmente en Alemania (aunque luego acabó en Emiratos Árabes), así que goza de especificaciones europeas, y ha recorrido únicamente 15.200 kilómetros. A pesar de haber tenido tres propietarios diferentes de Dubái y Abu Dabi, siempre ha pasado revisiones en concesionarios de Mercedes-Benz.

De momento, eso sí, ni siquiera se ha anunciado un precio estimado, pero sin duda no será barato, teniendo en cuenta además que el color rojo es muy poco común, ya que la mayoría de estos modelos salieron de fábrica pintados de negro o plata.