Es capaz de alcanzar una velocidad de 50 km/h.

Sin lugar a dudas, el vehículo eléctrico tiene la capacidad de, en un futuro cercano, cambiar radicalmente nuestra forma de movernos. La movilidad cero emisiones es cada día una realidad más cercana, y esta compañía de Japón propone un pequeño vehículo para el uso personal, de aspecto clásico y con tecnología moderna. 

El vehículo de las imágenes, un monoplaza 100% eléctrico, se llama Blaze EV Classic y luce un diseño similar al de coches históricos de los años 30 y 40 del siglo pasado. ¿Lo malo? Que, tristemente, solo está disponible en el mercado japonés. Una pena.

Galería: Blaze EV Classic

Este pequeño coche, diseñado para una única persona, está homologado para circular por carretera, a pesar de sus escuetas dimensiones: 2,33 metros de largo, 1,17 metros de ancho y 1,16 metros de alto.

Según el fabricante, puede alcanzar una velocidad máxima de 50 km/h y ofrece una autonomía de hasta 50 kilómetros. El proceso de carga de la batería lleva aproximadamente unas 8 horas en un enchufe convencional, aunque no se ha detallado la capacidad de la misma. 

Blaze EV Classic
Blaze EV Classic
Blaze EV Classic

Dichas prestaciones, que son más de ciclomotor que de automóvil, las facilita un humilde motor eléctrico de 3 kW de potencia, el equivalente a 4 CV, y 28 Nm de par motor máximo.

Aun así, el modelo pesa únicamente 200 kilogramos, de los cuales una décima parte corresponden a la masa de la propia batería. En cuanto a los frenos, equipa tambores en el eje delantero y discos en el trasero.

Blaze EV Classic

La cabina abierta o las ruedas sin carrozar son rasgos típicos de los coches de preguerra y posguerra, y las llantas parecen estar inspiradas en las de los deportivos británicos clásicos, aunque hay tecnología moderna, como faros LED.

En principio, el precio del Blaze EV Classic en Japón parte de 880.000 yuanes antes de impuestos (unos 6.325 euros al cambio actual), aunque incluye solamente la carrocería (disponible en cuatro colores: plata, negro, verde y rojo), y hay que añadir el coste de otros elementos y/o accesorios, desde las llantas y neumáticos hasta los faros LED.