Bugatti hace un gran regalo de Navidad a los habitantes de Molsheim, al exhibir en la calle el coche más caro del mundo.

Normalmente, a Bugatti le gusta aprovechar el Mercado de Navidad de Estrasburgo para exhibir alguna de sus joyas. Por ejemplo, un Chiron blanco atrajo las miradas de todos los asistentes en las fiestas de 2018. Pero este año, por las razones que todos sabemos, no se va a celebrar este evento.

Así que en estas navidades, la firma francesa ha decidido quedarse lo más cerca posible de su cuartel general y alegrar la plaza central de Molsheim con la exhibición de una de sus creaciones. Y no hablamos de cualquier coche, ¡sino del más caro del mundo!

El Bugatti La Voiture Noire se muestra a todos en una vitrina de cristal, como un coche en miniatura, pero de tamaño real. Un muy buen regalo de Navidad para la ciudad y sus habitantes en estos tiempos obviamente sombríos, especialmente para los comerciantes de la localidad.

Galería: El Bugatti La Voiture Noire, en Molsheim

En un post de Facebook con fotos de la llegada del coche (que no hay que confundir con el Bugatti Bolide), la tienda Bugatti Modélisme Molsheim, especialista en miniaturas de modelos de la firma gala, ha escrito: "Esto pone un bálsamo en el corazón de todos los comerciantes y sobre todo de los restaurantes, que se esfuerzan por salvar los muebles ofreciéndonos excelentes menús del día".

Y agradecen este gesto especialmente a "Stephan Winckelmann, Christophe Piochon y Laurent Furst, por darnos este hermoso regalo de Navidad en un momento tan triste".

 

Cabe recordar que el Bugatti La Voiture Noire es considerado el coche más caro del mundo. En el momento de su presentación, se estimó que tenía un valor de 16,7 millones de euros. El hiperdeportivo está basado en el Chiron y emplea el motor 8.0 W16, con cuatro turbos y 1.500 Nm. Por si fuera poco, firma una aceleración de 0 a 100 en 2,4 segundos y una velocidad máxima de 420 km/h. 

Se trata de un homenaje al Bugatti Type 57 SC Atlantic de Jean Bugatti, que desapareció durante la Segunda Guerra Mundial. Si no sabemos qué fue del clásico, también desconocemos quién firmó el cheque de casi 17 millones de euros para hacerse con La Voiture Noire.

El nombre del difunto Ferdinand Piëch salió a la palestra, al igual que el de Cristiano Ronaldo, pero no fue ninguno de ellos. De hecho, CR7 se ha comprado un Centodieci, así que lo mismo el dueño es un jeque megamillonario. ¿Lo sabremos alguna vez?

Fotos: Bugatti Modélisme Molsheim