El responsable de estilo nos explica cómo se crea una obra maestra como la que Bugatti mostró en el salón de Ginebra.

Diseñar un Bugatti puede ser considerado el trabajo más hermoso del mundo. Achim Anscheidt lo sabe y no hace nada por ocultarlo. "Incluso hoy me pellizco para ver si esto es real", afirma.

Pero ser el jefe de Diseño de una marca tan prestigiosa y exigente tiene sus complicaciones: lidiar con los proyectistas, por ejemplo, es algo que no puede pasarse por alto cuando se trabaja en un superdeportivo con motores de cuatro turbos, que superan los 400 km/h.

Anscheidt nos habló sobre este y otros asuntos durante una entrevista en el salón de Ginebra 2019, donde la marca francesa (propiedad del grupo Volkswagen) presentó un automóvil único, un Chiron hecho a medida y definido como "el automóvil".

Su nombre es La Voiture Noire y se trata de un hiperdeportivo, inspirado en el mítico Bugatti Type 57 SC Atlantic, de 1936, que ha sido encargado por Ferdinand Piech: el que fuera gran líder del grupo alemán, hasta 2015.

¿Qué retos esconde un proyecto tan ambicioso?

"La mayor dificultad para un diseñador no es imaginar el coche o encontrar la inspiración. Todo gira en torno al equilibrio necesario con los ingenieros, porque un Chiron es un automóvil tan complejo que los diseñadores no pueden simplemente imaginarlo. Si solo miráramos por lo nuestro, los ingenieros dirían no, no y otra vez no: la temperatura subirá demasiado o el motor perderá eficiencia. Un diseñador debe trabajar sobre esta base".

¿El modelo expuesto es el definitivo o hay cosas que pueden cambiar?

"El resultado es muy cercano al final, pero La Voiture Noire que se ha presentado en Ginebra es un modelo de estilo. Esto significa que puede haber pequeños cambios".

Entrevista al diseñador del Bugatti La Voiture Noir

En términos de estilo, ¿hay algún detalle único, por razones técnicas?

"La parte en la que más se trabajó fue en la referida a la refrigeración del motor. Para contrarrestar las demandas de los ingenieros, añadimos una estructura perforada en la parte trasera, pero incluso esto no fue suficiente. También tuvimos que trabajar en los grupos ópticos posteriores".

¿A qué se debe el nombre de La Voiture Noire?

"Bugatti construyó cuatro Type 57 SC Atlantic, desde 1936 hasta 1938, de los que solo tres sobrevivieron. En realidad, los ejemplares originales son dos, porque uno fue reconstruido. Del desaparecido, las pistas se esfumaron con el traslado de todo el material de la planta de Molsheim, al estallar la Segunda Guerra Mundial. Ese cuarto Atlantic iba a ser el automóvil personal de Jean Bugatti".

Entrevista al diseñador del Bugatti La Voiture Noir

¿Cuándo nace la idea de hacer un coche único?

"Durante algún tiempo, tuvimos la idea de trabajar sobre la historia del Atlantic perdido, pero hasta hace unos meses no fue posible. La oportunidad se presentó con un cambio de estrategia, que nos lleva a hacer coches cada vez más exclusivos. Así, pasamos de las 500 unidades del Chiron a las 40 del Divo y a un único La Voiture Noire. Con estos modelos, nos acercamos a la idea de alta personalización que los clientes esperan de Bugatti".

¿Cómo cambia La Voiture Noire en comparación con el Divo?

"No podrían ser más diferentes, porque desde nuestro punto de vista son totalmente opuestos. De hecho, con el Divo queríamos centrarnos en las curvas y conducir en circuito, mientras que La Voiture Noire es un gran turismo para viajar desde los Alpes a la Toscana o Roma, sin renunciar a llevar algo de equipaje".