Llega el invierno y, con él, el frío, la nieve o el hielo. Adapta tu forma de conducir para mantener la seguridad en todo momento.

Llega la temporada invernal y con ella el frío, la nieve y el hielo. Unas condiciones climatológicas adversas que suponen un desafío para cualquier conductor que circule por la carretera. En la actualidad, la seguridad es uno de los principales argumentos a la hora de adquirir un vehículo nuevo, un aspecto en el que Subaru no para de trabajar.

En este sentido, los últimos ocho modelos de la marca que han pasado los tests Euro NCAP obtuvieron la máxima puntuación. Además, el Forester sigue siendo, un año después de su lanzamiento, el vehículo más seguro de la historia en su categoría.

Vehículos que disponen de fiables aliados para mantener un elevado nivel de seguridad. La tracción integral permamente Symmetrical All-Wheel Drive (AWD), así como el paquete de medidas de seguridad incluidas en el denominado EyeSight, te permitirán circular de forma segura en cualquier escenario.

Galería: Consejos conducción invernal Subaru

Cuando llueve mucho o lo hace de forma repentina, pueden producirse acumulaciones o balsas de agua en el asfalto, causa principal del temido 'aquaplaning'. Lo fundamental es que ajustes la velocidad a las condiciones de la vía, para asegurar la suficiente distancia de frenado. Además, todo esto debe ir acompañado de una mayor distancia de seguridad con el coche de delante.

Recuerda que no todo el control del vehículo reside en el pedal del freno. Al conducir con mucha lluvia hay que tener cuidado al cambiar de carril, pues la adherencia se puede ver comprometida. En condiciones resbaladizas, incluso el control de estabilidad se ve comprometido para realizar sus funciones.

En estas situaciones, un sistema de tracción integral evita que alguna rueda patine y, por tanto, mantengamos el control del vehículo. Además, el reparto del peso también puede afectar de forma significativa al comportamiento del coche. Lo ideal sería una distribución idéntica entre ambos ejes, asegurando de esta manera una estabilidad idónea.

Consejos conducción invernal Subaru

Otro elemento climatológico que compromete la conducción en invierno es la niebla. En este escenario, se vuelve imprescindible reducir la velocidad y extremar la atención ante las condiciones de baja visibilidad, incluso si se dispone de sistemas como el avanzado Subaru EyeSight, compuesto por dos cámaras instaladas en el parabrisas delantero, que ayudan a identificar posible obstáculos u otros vehículos presentes en la vía.

Mantener la trayectoria también es importante, sin salirse del carril. Recuerda que los modelos más modernos equipan el sistema de mantenimiento de carril (Lane Keeping Assist), que advierte al conductor, mediante correcciones en el volante y señales sonoras y visuales, si se está produciendo una pérdida en la trayectoria.

Consejos conducción invernal Subaru

La ciudad también puede esconder trampas para la conducción, especialmente con el mal tiempo En esas jornadas de mucha lluvia, con escasa visibilidad, una simple maniobra de aparcamiento puede comprometer nuestra seguridad. Gracias a sistemas como el de alerta de tráfico cruzado, podremos salir de una zona de estacionamiento marcha atrás, de forma segura.

Y si te encuentras con la nieve durante una excursión a la sierra, durante el fin de semana, recuerda unos consejos muy sencillos. En este escenario es obligatorio circular con cadenas o neumáticos de invierno. Obviamente, disponer de un sistema de tracción 4x4 ayuda bastante y si, además, dispones de modos de conducción específicos, como sucede con los modelos de Subaru, todo te resultará más sencillo y seguro.

Consejos conducción invernal Subaru

Por último, no olvides otros consejos igual de válidos, como conducir no muy abrigados, disponer de un calzado cómodo, vigilar la presión y el estado de los neumáticos, revisar las escobillas limpiaparabrisas, así como viajar con un teléfono móvil con la suficiente batería, siempre que se vaya a hacer un viaje de largo recorrido con malas condiciones climáticas.