Poco dinero, máxima diversión.

La marca Lotus tiene connotaciones muy diferentes para cualquier aficionado a los automóviles o petrolhead. Para algunos, esas siglas se pueden asociar a una cuestionable fiabilidad mecánica y numerosos quebraderos cabeza para sus propietarios.

Para otros, en cambio, ese nombre está asociado al equipo de Fórmula 1 con el que pilotos de la talla de Jim Clark, Mario Andretti o Emerson Fittipaldi consiguieron campeonatos mundiales. Sin embargo, este kit car casero, denominado Locost Seven, está inspirado en el Lotus Seven original, aunque disponga del motor de un Toyota Corolla de 1985.

Galería: Locost Seven con motor Toyota

Locost se refiere, como habrás imaginado, al hecho de que es una interpretación "de bajo costo" del Lotus. Este vehículo, actualmente a la venta en la web Cars & Bids, está impulsado por el motor de cuatro cilindros, con 1,8 litros de cilindrada, del Corolla, que desarrolla una potencia de 120 CV.

Esa fuerza se envía al eje trasero, a través de una caja de cambios manual de cinco velocidades. Lógicamente, no hablamos de un deportivo, que asegure aceleraciones infinitas, pero gracias a su reducido peso, el moto de Toyota ofrece más dinamismo del que pudieras imaginar.

Vaya por delante que muchos de vosotros estaréis pensando que este modelo se parece a un Caterham y no a un Lotus. Aunque eso puede tener parte de razón, lo históricamente correcto es hablar del Lotus Seven, que fue le primero que se fabricó entre 1957 y 1973, antes de que Caterham comprara los derechos.

Locost Seven con motor Toyota

Hecha la puntualización, es difícil de creer que parte de un Corolla de los años 80, se esconda debajo de este divertido vehículo, pero tiene sentido. Es una magnífica base por su óptima fiabilidad y su chasis  que admitía un sistema de populsión trasera. Algo que confirma Doug Demuro, respetado periodista del automóvil y creador de Cars & Bids.

Locost Seven con motor Toyota

Aunque resulta injusto juzgar la resistencia estructural del Locost a partir de las imágenes, el diseño parece bastante sólido, basado en un estilo de ángulos rectos. Obviamente, se aprecian detalles a mejorar, pero a grandes rasgos mantiene los códigos de diseño del modelo original, con los silenciadores del sistema de escape en los laterales, las ruedas delanteras carenadas y el habitáculo al descubierto.

Locost Seven con motor Toyota

Independientemente del nivel de acabados del vehículoa, queda claro que el espíritu del Lotus Seven original perdura en esta recreación. Diseño simple, peso ligero y máxima diversión.

Fuente: Cars & Bids