Aspecto retro y tecnología moderna para el mítico deportivo británico.

Caterham Cars, el mítico fabricante británico que sigue todavía la fórmula 'primitiva' de Lotus y Colin Chapman, acaba de mostrar su último modelo, de aspecto claramente clásico: el Caterham Super Seven 1600. Según la marca, se trata de un deportivo pensado para recrear el aspecto del modelo original de los años 70.

El diseño del mítico 7 no es precisamente moderno, ya que por edad está ya al borde de la jubilación, pero es cierto que no ha evolucionado demasiado a lo largo de los años. En la actualidad, muchos clientes demandan modelos de aspecto retro, que hagan guiños al pasado, como los exitosos Caterham Sprint y Super Sprint, lanzados hace unos años, que se agotaron rápidamente.

Galería: Caterham Super Seven 1600

Según el fabricante, el Super Seven 1600 ha sido diseñado para "evocar el glamour, el colorido y la diversión de los automóviles de los años 70, pero sin los inconvenientes de la tecnología de aquellos tiempos".

El modelo estará disponible tanto con la carrocería estrecha (S3) como en versión de chasis ancho o SV, más cómoda, según afirma la marca. Ahora bien, no es precisamente barato, ya que parte de 33.495 libras esterlinas, lo que equivale a unos 38.200 euros, aproximadamente.

Caterham Super Seven 1600

Como su propio nombre indica, esconde un motor de gasolina Ford Sigma de 1,6 litros, atmosférico y de cuatro cilindros, con 137 CV de potencia y asociado a una caja de cambios manual de cinco velocidades. Entre las opciones más interesantes, destaca el diferencial autoblocante posterior (el coche es de propulsión trasera, lógicamente).

Cabe apuntar que, para que el sonido del modelo recuerde a los Super Seven de la época, de doble carburador Weber, esta versión de inyección incorpora filtros de aire K&N, entre otras cosas. 

Caterham Super Seven 1600
Caterham Super Seven 1600
Caterham Super Seven 1600

Entre los detalles retro del modelo llaman la atención los pasos de rueda carrozados, las llantas de aleación de 14 pulgadas en diseño clásico o un soporte trasero para la rueda de repuesto. Además, está disponible en siete colores de carrocería, denominados Racing Green, Caribbean Blue, Tuscany Red, Saxony Grey, Serengeti Orange, Bordeaux Red y Oxford White.

En el interior del Super Seven más potente de la historia, no faltan tampoco guiños clásicos, como el elegante volante con aro fabricado en madera o una tapicería clásica de cuero.