No, no está poniendo al límite el compacto de 421 CV.

En un caluroso día de agosto, Valtteri Bottas acudió al Autódromo Enzo y Dino Ferrari de Imola con un Mercedes-AMG A 45 S 4MATIC+, el compacto más potente del mercado, gracias a los 421 CV extraídos de un motor turboalimentado de gasolina, con 2,0 litros de cilindrada. 

Seguro que estás pensando que el piloto finlandés visitó el trazado italiano con el fin de poner a prueba el modelo alemán y demostrar sus bondades dinámicas. Todo, a través de un vídeo que luego divulgaría la firma de la estrella. 

Galería: Mercedes-AMG A 45 S 4MATIC+ 2020

Pero no es así. Bottas quiso familiarizarse con este trazado, donde el próximo 1 de noviembre se disputará el Gran Premio de Emilia Romagna. Cabe recordar que, desde hace 14 años, Imola no alberga una carrera de Fórmula 1, así que muchos pilotos serán novatos en esta pista o llevan sin correr allí mucho tiempo. 

Por supuesto, la oportunidad fue pintiparada para que el finlandés, con ocho victorias y un subcampeonato en la categoría reina del automovilismo, también disfrutase a los mandos de un vehículo capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en tan solo 3,9 segundos.  

Debido a las regulaciones impuestas por la FIA, Bottas no pudo conducir su monoplaza, pero las rectas, los pianos y las sensaciones de conducción al volante de este compacto de altas prestaciones son, sin duda, algo completamente diferente al simulador.

Seguro que Bottas tomó buena nota de sitios para adelantar y de puntos de frenada máxima. El GP de Emilia Romagna será uno de los cinco últimos del año y allí se jugarán muchas cosas, incluido por supuesto el título de pilotos. 

421 CV: Mercedes-AMG A 45 S 4MATIC+

Después de seis citas, Valtteri Bottas ocupa el tercer puesto de la clasificación general, con 89 puntos, a tan solo seis de Max Verstappen. La primera plaza es, por supuesto, para Lewis Hamilton, que domina con puño de hierro y ya tiene 136 puntos. 

En cuanto al Mercedes-AMG A 45 S 4MATIC+, firma una velocidad máxima de 270 km/h, autolimitada electrónicamente, y tan solo puede adquirirse con una transmisión automática de doble embrague, con ocho velocidades. Cuesta 74.000 euros.