Si esta es la versión de acceso a la familia compacta de AMG, cómo debe ser lo que está por llegar...

La nueva gama compacta de Mercedes-Benz no solo es muy extensa en número de carrocerías, sino también, en versiones disponibles. Incluso la familia de altas prestaciones AMG no se conforma con una o dos opciones, que es lo habitual. Al contrario, anuncia nada menos que tres, a partir de un mismo bloque turboalimentado de gasolina, con cuatro cilindros y 2,0 litros.

Nosotros hemos realizado una primera toma de contacto con la variante de acceso en el Clase A Sedán, que brinda nada menos que 306 CV, es decir, se encuentra en el rango de potencia del Audi S3 Sedán y del BMW M235i xDrive Gran Coupé. Más adelante, llegarán las derivaciones de 387 y 421 CV, aún más exclusivas si cabe. 

Galería: Mercedes-AMG A 35 4MATIC Sedán 2019

Este propulsor otorga esos 306 CV entre 5.800 y 6.100 rpm, un margen de revoluciones algo mayor de lo habitual en este tipo de bloques, lo que habla bien de su elasticidad. Por su parte, el par máximo, cifrado en 400 Nm, lo entrega entre 3.000 y 4.000 vueltas. No pienses que carece de buenos bajos, porque desde la zona inicial del cuentarrevoluciones, la respuesta ya es rápida y contundente.

Los complementos perfectos para esta mecánica son la transmisión automática de doble embrague SPEEDSHIFT DCT AMG 7G, con siete velocidades, función RACE START y levas tras el volante, y el sistema de tracción total AMG Performance 4MATIC, compuesto por un embrague multidisco, capaz de repartir el 50% de la fuerza motriz a ambos ejes.    

Ya sabes que, en condiciones normales de adherencia, el Mercedes-AMG A 35 4MATIC Sedán actúa como un tracción delantera, una característica común en la gama compacta de la casa alemana. 

Como buen deportivo, la berlina germana dispone del control dinámico de la conducción DYNAMIC SELECT, conformado por los programas Calzada Resbaladiza, Comfort, Sport, Sport+ e Individual; este último, personalizable. 

Además, se ofrece el sistema AMG DYNAMICS, que simula el funcionamiento de un diferencial autoblocante, frenando la rueda interior trasera en las curvas. Esta tecnología dispone de dos modos: Basic y Advanced. Por último, debemos mencionar la suspensión, que puede ser fija o adaptativa. La más avanzada se denomina AMG RIDE CONTROL y emplea tres puestas a punto. 

Mercedes-AMG A 35 4MATIC Sedán 2019

Por supuesto, frente a un Clase A Sedán convencional, el chasis se ha revisado concienzudamente, a través de cambios de geometría, casquillos más rígidos y otras soluciones técnicas. Asimismo, la carrocería ofrece mayor rigidez torsional. Todo, para brindar un dinamismo excitante.

La parte teórica finaliza recordando que este modelo disfruta de un magnífico coeficiente aerodinámico (Cx) de 0,22 y, obviamente, de unas prestaciones de primer nivel: 250 km/h de velocidad máxima, autolimitada electrónicamente, y una aceleración de 0 a 100 en 4,8 segundos. ¿Y el consumo? En ciclo WLTP, se conforma con 7,7 litros cada 100 kilómetros. 

Mercedes-AMG A 35 4MATIC Sedán 2019

En nuestro breve recorrido, mezclamos vías de primer orden y un corto tramo revirado. La postura de conducción es perfecta, ya que el coche ofrece la posibilidad de ir en una posición baja y, rápidamente, por sus reacciones, sabemos que estamos en un modelo muy especial.

El empuje que ofrece el motor es realmente bueno desde bajas revoluciones, pero se vuelve muy contundente cuando llegamos a regímenes intermedios. Además, es capaz de llegar a la zona roja del cuentavueltas con una facilidad pasmosa.

Mercedes-AMG A 35 4MATIC Sedán 2019

La gestión de la transmisión está a la altura del conjunto, ya que asimila perfectamente todo el caudal de potencia y es capaz de subir y bajar velocidades sin apenas tirones, incluso en una conducción plenamente deportiva. 

Lo mismo debemos decir de la tracción total, que otorga una motricidad excelsa al Mercedes-AMG A 35 4MATIC Sedán 2019, incluso en fuertes aceleraciones, en las que no aparece ni la más mínima sacudida en la dirección, ni el coche modifica ni un ápice la trayectoria, a causa de la fuerza que ejercemos en el acelerador.  

Mercedes-AMG A 35 4MATIC Sedán 2019
Mercedes-AMG A 35 4MATIC Sedán 2019

La suspensión de serie supone una grata sorpresa, ya que, con ella, se sienten las irregularidades de la calzada, pero no se sufren. De este modo, salvo en tramos muy irregulares, donde el coche sí es algo 'rebotón', la configuración del chasis permite un uso habitual sin una pérdida acusada del confort. 

Igualmente, la dirección resulta directa y firme, pero ofrece la asistencia justa en cada momento, así que no toca lidiar con ella en situaciones cotidianas de la ciudad, como aparcamientos o cambios de trayectoria. Además, ofrece desmultiplicación variable, una cualidad sensacional al movernos por carreteras 'ratoneras'.  

Mercedes-AMG A 35 4MATIC Sedán 2019

No te sorprenderá si te digo que el límite dinámico en las curvas alcanza cotas muy elevadas. De hecho, al inicio, puedes pensar que estás entrando demasiado rápido en alguna, pero inmediatamente observas que el coche es capaz de completarla sin miramientos. La carrocería apenas balancea y los anchos neumáticos de 235 milímetros ejercen su función a la perfección.

Y no me quiero olvidar del intenso sonido procedente de la doble salida de escape, en el modo Sport+. Con este programa, es habitual escuchar petardeos al reducir de marcha, un estímulo a la hora de divertirnos al volante. 

En fin, el Mercedes-AMG A 35 4MATIC Sedán 2019 confirma que la conducción puede ser una de las cosas más apasionantes que se puede hacer en nuestro día a día. Todas sus cualidades también se extrapolan al compacto A 35 4MATIC, aunque en el caso de la berlina, ofrece un maletero de mayor capacidad, que alcanza los 420 litros. 

¿El precio? 58.900 euros, un fuerte desembolso, aunque en línea con sus directos rivales. Por el BMW M235i xDrive hay que pagar 58.700 euros, mientras que por el Audi S3 Sedan, 54.050. Tú decides... 

Mercedes-AMG A 35 4MATIC Sedán

Motor Gasolina, 4 cilindros en línea, turboalimentado, 1.991 cm³
Potencia 306 CV entre 5.800 y 6.100 rpm / 400 Nm entre 3.000 y 4.000 rpm
Caja de cambios Automática de doble embrague SPEEDSHIFT DCT AMG 7G, 7 velocidades
Velocidad máxima 250 km/h
0-100 km/h 4,8 s
Consumo 7,7 l/100 km
Tracción Integral, AMG Performance 4MATIC
Peso en vacío 1,495 kg
Número de asientos 5
Capacidad del maletero 420 l
Precio base 58.900 euros