Estuvo a la venta 17 años y guardaba un gran parecido con el Citroën Méhari.

Es probable que el vehículo que estás viendo te resulte familiar, pero no llegues a identificarlo a la primera. Forma parte de los clásicos que pasaron de una forma discreta por nuestro mercado y que solo los aficionados más acérrimos los siguen reconociendo en la actualidad. Se trata del Renault Rodeo.

Debemos mirar a nuestro país vecino para descubrir ese tipo de vehículos nacidos para circular por las carreteras de la costa y las playas. Con un diseño minimalista, la firma del rombo también creó su propia versión del concepto.

En este sentido, cuando la producción del mítico Renault 4 Plein Air llegó a su fin en 1971, los aficionados al aire libre se quedaron un poco huérfanos, aunque la espera se resolvió con la entrada en escena del Renault Rodeo 4, el sucesor designado por Renault (también hubo Rodeo 5 y Rodeo 6).

Galería: Renault Rodeo (1970-1987)

Con este modelo se podía seguir conduciendo al descubierto, a lo largo de los paseos marítimos de la Costa Azul. El vehículo ofrecía un diseño muy parecido al del Citroën Méhari, presentado dos años antes. La fórmula se componía de un esquema mecánico sencillo, asociado a una carrocería ligera de fibra, carente de techo (en su lugar se optaba por una lona).

Era algo diferente al Renault Rodeo 4, que encontró su hábitat natural en las obras y granjas, además de entrar a formar parte del ejército francés. La robustez mecánica era su mejor baza y el recorrido alargado de las suspensiones, le permitía moverse con soltura por terrenos con baches. Además, la carrocería de fibra, muy resistente, se diseñó pensando más en su durabilidad que en el diseño.

Renault Rodeo (1970-1987)

El Rodeo se fabricó en las instalaciones de 'Ateliers de Construction du Livradois' (ACL) en Arlanc, por lo que las primeras versiones también llevaron el logotipo de ACL. El Renault Rodeo estuvo disponible en cinco versiones: como plataforma abierta sin capota y sin puertas (Evasion) y con cabina de techo de tela y zona de carga pick-up (Chantier).

Renault Rodeo (1970-1987)

Además, se comercializó con un techo de tela sobre los asientos y la zona de carga (Coursière), con partes laterales adicionales en tela, ventanas laterales en la parte delantera y trasera, así como con puertas de plástico (Quatre Seasons) y totalmente cerrada con lona opaca (Artisanale).

Renault Rodeo (1970-1987)

Con la excepción del sistema de calefacción integrado en el 'Quatre Seasons', el vehículo francés no dispuso de elementos destacados de confort. Es más, después de su uso, todo estaba pensado para lavarlo con la manguera del jardín, incluso por dentro, para dejarlo listo para el día siguiente. Hubo empresas especializadas, como Sinpar, que podían transformar el Renault Rodeo 4 en un modelo con tracción integral, aumentando así su funcionalidad.

Renault Rodeo (1970-1987)

Debajo del capó del Renault Rodeo 4, con un peso de 640 kilos, se encontraba un motor de gasolina, con 845 cm3 y 34 CV de potencia. A partir del otoño de 1972, también se ofreció un Rodeo 6, que se diferenciaba del Rodeo 4 por una carrocería modificada y el motor más grande, procedente del R6, con 1.108 cm3.

Renault Rodeo (1970-1987)

Ya en octubre de 1980, los clientes se podían beneficiar de un motor con 1.289 cm3, procedente del R12, que alcanzó los 45 CV. El chasis modificado procedía del R6 y la carrocería era de fibra de vidrio. En 1981, la producción de los Rodeo 4 y Rodeo 6 dejó paso al Rodeo 5 y en 1987 se alcanzó la cifra de 60.000 unidades fabricadas entre todas las series.