Se trata de uno de los 169 ejemplares de primera serie.

Hace unos días, el portal 'Bring A Trailer' puso a la venta, mediante subasta, una unidad del BMW 3.0 CSL, que actualmente pertenecía a un coleccionista de San Francisco, en Estados Unidos. Se trata de un ejemplar de primera serie, que salió de fábrica el 25 de febrero de 1972, y que fue entregado en julio de aquel mismo año a un cliente italiano.

Como ya sabréis, el llamado 'batmóvil' fue el primer modelo de calle de BMW M, fabricado por la división de competición de la firma bávara como un coche de homologación, para que la variante de carreras pudiera competir en campeonatos europeos de turismos, en la categoría Grupo 2.

Galería: BMW 3.0 CSL, subastado

El coche en cuestión se ha vendido finalmente por 175.000 dólares, que al cambio actual son unos 149.000 euros, en parte debido a que el modelo no es completamente original, ya que de haberlo sido, probablemente habría alcanzado una cifra bastante superior.

La historia de este 3.0 CSL, no obstante, resulta de interés, ya que cambió de manos en numerosas ocasiones. Del propietario original pasó a un garaje en Estados Unidos, durante aquella década de los años 70, para después, en 1986, ser adquirido por un coleccionista del estado de Colorado.

BMW 3.0 CSL, subastado

Fue precisamente este último el que reconstruyó el coche a mediados de los 90, pintándolo de color negro (el original era amarillo 'Golf', según el portal que lo ha vendido), añadiendo las franjas con los colores de M e instalando un motor 3,5 litros de seis cilindros en línea, con dos carburadores Weber, que sustituyó al bloque original de 3,0 litros.

Hasta el año 2014, este 'batmóvil' estuvo en manos de la misma familia, para después recalar en el coleccionista de San Francisco que lo acaba de vender, y que también llevó a cabo algunas modificaciones, como la instalación de una caja de cambios manual, de cinco velocidades, suministrada por Getrag. 

BMW 3.0 CSL, subastado
BMW 3.0 CSL, subastado
BMW 3.0 CSL, subastado

Actualmente, este BMW 3.0 CSL tiene 93.000 kilómetros en el marcador, y las llantas Alpina de aleación, de serie, van calzadas con neumáticos Michelin XWX en dimensiones 205/70, que fueron montadas el pasado año 2019.

En cualquier caso, el coche tiene un aspecto espectacular, y se ha vendido junto al bloque original de 3,0 litros, de manera que es probable que su nuevo dueño, si lo desea, pueda instalar el motor genuino.

Fuente: Bring a Trailer