El nuevo todoterreno cambiará su estilo, pero no supondrá un punto y aparte con el modelo actual.

A causa de la crisis sanitaria, la presentación del Jeep Grand Cherokee 2021, prevista para este año, podría retrasarse unos meses, aunque la marca estadounidense aún tiene la intención de mostrarlo antes de que finalice 2020.

Hemos de reconocer que el equipo de desarrollo del coche está haciendo un trabajo fantástico para mantener el nuevo modelo en secreto, aunque esta recreación, obra de Kolesa, podría darnos interesantes pistas sobre el aspecto definitivo del todoterreno norteamericano.

Galería: Jeep Grand Cherokee 2020, nuevas fotos espía

Por lo que se puede ver, el aspecto general del nuevo Grand Cherokee no cambia demasiado. Las primicias más notables se observan en el frontal, donde aparece la clásica parrilla de siete ranuras en una posición más vertical. Los faros tienen una forma más afilada y el paragolpes integra dos tiras para insertar ganchos de remolque.  

Tampoco la vista lateral varía demasiado, aunque sí lo hacen las líneas de tensión, algo más marcadas que en el modelo actual, a la venta desde nada menos que el año 2010. De hecho, emplea la plataforma del desaparecido Mercedes-Benz ML, ya que antes de pertenecer a FCA (Fiat Chrysler Automobiles), Jeep estaba integrada en DaimlerChrysler AG. 

Volviendo al render, la zaga supone una evolución, más que una revolución. Al igual que los faros, los pilotos resultan más estilizados. Por su parte, las salidas trapezoidales en el paragolpes las emplean muchos SUV en la actualidad.

En principio, el Jeep Grand Cherokee 2021 se asentará sobre la plataforma Giorgio de Alfa Romeo, la misma que emplean el Giulia y el Stelvio, por lo que el vehículo mejorará notablemente en el apartado dinámico. Además, se quitará unos cuantos kilos de encima. 

Jeep Grand Cherokee 2021, render

El interior podría albergar una tercera fila de asientos opcional, mientras que la tracción será siempre a las cuatro ruedas. Esperamos que se mantenga la reductora, uno de sus signos distintivos, para seguir siendo uno de los pocos todoterrenos puros que se mantengan en el mercado. 

Los motores también podrían ser heredados de Alfa Romeo. Es decir, hablamos de bloques de cuatro cilindros, con 2,0 litros los de gasolina y 2,2 los turbodiésel. Eso sí, no descartamos que pueda continuar la actual opción de gasóleo 3.0 V6 Multijet. La transmisión será una automática con convertidor de par, de ocho velocidades, igualmente de la firma italiana. 

Fuente: Kolesa