Y lo mejor de todo, es que solo luce 436 kilómetros en el marcador...

Estamos seguros de que todos los aficionados de Subaru aún recuerdan la gloria que trae consigo la denominación 22B. De hecho, nos atreveríamos a decir que el Impreza 22B STi, del año 1998, es una de las versiones más impresionantes e icónicos del deportivo clásico japonés.

De hecho, este modelo es una de las leyendas más legendarios de la cultura JDM, del que apenas se vendieron 400 unidades, durante un periodo corto de tiempo, en honor al cuarenta aniversario de la marca y a los tres entorchados consecutivos de Subaru en el Campeonato Mundial de Rallyes de la FIA, entre 1995 y 1997.

Del total de la producción, solo 24 ejemplares salieron del país del sol naciente, de los que 16 acabaron aterrizando en Reino Unido (algo lógico, teniendo en cuenta que el equipo que preparaba los coches del Mundial, Prodrive, tenía su base en dicho territorio).

Galería: Subaru Impreza 22B STi de 1998, a la venta

Ahora bien, este automóvil no es una de esas 16 unidades que llegaron hasta el Reino Unido por cauces oficiales. Comprado en Japón e importado por una familia como medio de inversión (o especulación), nos encontramos ante el representante 309 de los 400 que se vendieron. Y lo mejor de todo es que, actualmente, está a la venta en el portal británico Appreciating Classics.

Según el anuncio, este Impreza STi del año 1998 apenas ha sido conducido. ¿Su kilometraje? Unas 271 millas o, lo que es lo mismo, solamente luce poco más de 436 kilómetros en el marcador.

Y no dudamos de ello, a la vista del estado de conservación del que presume este Impreza. De hecho, parece que haya salido de una cápsula del tiempo, con la pintura, el interior y todos los componentes en perfectas condiciones.

Según se informa, las únicas partes que se han modificado han sido los componentes mecánicos que Appreciating Classics siempre sustituye antes de que un vehículo se venda. Eso sí, se asegura que solo se ha recurrido a piezas originales.

Dicho esto, ya habrás imaginado que el coche no es barato. Y estás en lo cierto, ya que para disfrutarlo hay que desembolsar 295.000 libras, que son unos 326.000 euros, al cambio actual.

Fuente: Appreciating Classics, vía Motor1.com Global