Se trata de una bestia americana que no se vende en el viejo continente, pero se puede importar.

Desde hace décadas, los muscle y pony cars americanos son auténticos favoritos entre los compradores estadounidenses, pero lo cierto es que son muy poco habituales en Europa, a excepción, quizá, del Ford Mustang, que desde el año 2015 se comercializa de forma oficial en países como España, a través de la red de concesionarios de Ford.

En otros mercados europeos, no obstante, algunos de estos modelos son bastante más populares, como el Dodge Challenger, el Dodge Charger o incluso el Chevrolet Camaro, además de enormes pick-up, ya que existen importadores dedicados a este tipo de coches, debido a la gran demanda que existe por parte de los clientes.

Galería: Dodge Challenger preparado por NAP

Si bien la mayoría de estos coupés al estilo americano no se venden oficialmente en el viejo continente, lo cierto es que hay muchas compañías dedicadas a su importación y preparación, como es el caso de NAP Sportauspuff Manufaktur GmbH, con sede en Nordhorn, Alemania, justo en la frontera con los Países Bajos.

En este caso, la división NAP Exclusive de la casa, dedicada a las creaciones más especiales, presenta su visión del Dodge Challenger, el que para muchos es, quizás, el modelo más imponente y atractivo del emblemático trío de pony cars (Mustang, Camaro y Challenger).

Dodge Challenger preparado por NAP

Lo más evidente es lo que queda a la vista, en forma de multitud de componentes fabricados en fibra de carbono (spoiler delantero, taloneras, difusor, inserciones en el paragolpes trasero, etc...), que añaden un toque exótico al modelo.

También se ofrece un juego de llantas Vossen 'Monoblock', de 22 pulgadas de diámetro, en diseño de 'Y', acabadas en un llamativo color bronce y calzadas con enormes neumáticos Continental, en medidas 305/25 R22.

Dodge Challenger preparado por NAP
Dodge Challenger preparado por NAP
Dodge Challenger preparado por NAP

Al mismo tiempo, se puede equipar un equipo de frenos con pinzas de color rojo e inscripción NAP, un escape de altas prestaciones con dos salidas de escape dobles (con diseño específico) o una suspensión ajustable que reduce la altura de la carrocería en 40 milímetros, para conseguir un aspecto todavía más amenazante.

Por dentro también está atiborrado de fibra de carbono, ya que encontramos este material en la consola central, en el salpicadero, en el volante, en las puertas o en el pomo de la palanca de cambios. Tampoco faltan tapizados en cuero Nappa o tejido Alcantara, en el techo, asientos, puertas... Sobre el precio, eso sí, no hay detalles, pero probablemente no resulte barato, tratándose de un modelo importado.

Fuente: NAP