Se trata de una auténtica bestia de carreras, con motor V8 atmosférico y un peso inferior a la tonelada.

Hace ya dos años que la firma australiana Brabham Automotive presentó su impresionante coche de carreras, el Brabham BT62. Aunque ya lo hemos visto y escuchado en circuito, al parecer, la compañía todavía no había entregado a sus clientes ninguna unidad Competition (de carreras), versión que se estrenará en pistas de todo el mundo este mismo año, si todo va bien.

Este ejemplar en cuestión, de un espectacular color verde y con llantas doradas, ha sido adquirido por el equipo británico Horsepower Racing, que participará con él en el llamado Britcar Endurance Championship, un campeonato de resistencia de Reino Unido.

Galería: Brabham BT62 Competition, primera unidad entregada

En principio, la firma de los hijos del piloto Jack Brabham, tristemente fallecido en mayo de 2014, fabricará únicamente 70 unidades del Brabham BT62, y sabemos que, además, se ofrecerá una versión de calle, que debería ser una auténtica bestia.

El BT62 esconde un poderoso motor V8 atmosférico, de 5,4 litros, con una potencia de alrededor de 710 CV y un par motor máximo de 667 Nm. La caja de cambios, por su parte, es secuencial de seis velocidades.

Brabham BT62 Competition, primera unidad entregada

Todo esto en un coche con un peso en vacío inferior a la tonelada, 972 kilos concretamente, lo que permite una relación entre potencia y peso de 730 CV por tonelada (1,36 kg/CV). Por si fuera poco, su avanzado diseño le permite generar una carga aerodinámica de hasta 1.200 kilogramos.

A diferencia del BT62 convencional, que es una máquina de 'trackday' sin matricular, pero no apta para la competición, este Competition es de carreras y se atiene a la normativa FIA, además de ser ligeramente más liviano que el BT62 'corriente' y gozar de control de tracción y ABS de competición. Tampoco faltan discos de freno de carbono o pinzas de seis pistones.

Brabham BT62 Competition, primera unidad entregada
Brabham BT62 Competition, primera unidad entregada
Brabham BT62 Competition, primera unidad entregada

Lógicamente, en el habitáculo encontramos una jaula antivuelco, asiento de tipo baquet homologado, un display digital de carreras o un volante también de competición, todo adornado con fibra de carbono.

Si bien el precio del BT62 ronda el millón de libras esterlinas (unos 1,1 millones de euros), el BT62 Competition de carreras es algo más asequible, con un precio de partida de 750.000 libras esterlinas, antes de impuestos, lo que equivale a unos 840.000 euros, al cambio actual.