Aunque será un coche homologado para circular por la vía pública, no perderá la esencia del modelo de competición en el que está basado.

Durante el Festival de la Velocidad de Goodwood del año pasado, Brabham Automotive nos dejó ver y escuchar su creación, el Brabham BT62, con el que llevaron a cabo la famosa subida a la colina.

Fue allí mismo, donde Motor1.com empezó a escuchar los rumores acerca del lanzamiento de modelos de calle, aunque en ese momento, no eran más que conjeturas.

Galería: Brabham BT62

No hay que olvidar que el fabricante tiene una amplia experiencia en el mundo de la competición, concretamente más de 70 años, en los que ha estado presentes en diferentes categorías, como la Fórmula 1.

Las últimas informaciones, llegadas desde la publicación Motoring Research, apuntan a que las intenciones no solo estaban en la mente del equipo de Brabham, sino que ya están desarrollando el que será su primer coche homologado para circular por la vía pública, que está previsto para 2022.

Basado en el automóvil de carreras BT62 de la marca británica, no llegará al nivel de radicalidad de este, pero tampoco será un coche corriente. Se podría decir que harán un superdeportivo que se pueda matricular legalmente a partir de un hiperdeportivo de carreras.

Para que te hagas una idea de lo que Brabham tiene entre manos, deberías saber que el BT62 dispone de un motor de gasolina V8, con 5,4 litros de cubicaje, que rinde unos 700 CV; un bloque que únicamente tiene que mover una masa algo por debajo de una tonelada.

Brabham BT62

Lo que queda claro es que la firma inglesa sabe hacer vehículos ligeros y rápidos, aunque tendremos que esperar un poco para ver si es capaz de aplicar sus soluciones a modelos de producción en serie, aunque estamos seguros de que habrá una limitación de las tiradas que salgan de fábrica.

Parecería lógico que amplíen el número de unidades disponibles, que en el caso del Brabham BT62 era de 70, a cambio de un coste por encima del millón de euros. La cifra citada por la fuente apunta a un máximo de 200 unidades de la versión de calle, cada uno de ellos por la mitad del precio del BT62.

Fuente: Motoring Research