El SUV se puede gobernar a sí mismo hasta una velocidad de 180 km/h.

Si un vehículo quiere posicionarse dentro del mercado Premium, debe ofrecer lo último en tecnología. El DS 3 CROSSBACK, el nuevo SUV urbano de la marca francesa, es un claro ejemplo, al ofrecer, entre otros avances, la tecnología de conducción semiautónoma DS DRIVE ASSIST, una nueva forma de disfrutar del automóvil. 

Bajo esta denominación, se aglutinan diversas soluciones con el fin de lograr el nivel 2 en este ámbito, de tal forma que el conductor solo tiene que mantener las manos sobre el volante, sin llevar a cabo ninguna acción, y mantenerse vigilante ante cualquier anomalía que se produzca en la carretera. 

Galería: DS 3 Crossback PureTech 130 EAT8 2019 primera prueba

El sistema DS DRIVE ASSIST está disponible en todas las versiones dotadas de la transmisión automática con convertidor de par EAT8, con ocho velocidades. En esencia, permite que el coche gestione automáticamente la velocidad, la posición dentro del carril y la distancia de seguridad con el vehículo precedente, hasta un máximo de 180 km/h. 

Así, gracias a un radar, una cámara y varios sensores, que reconocen líneas de la calzada y vehículos, el DS 3 CROSSBACK proporciona una conducción muy relajada y segura en vías de primer orden, como autovías y autopistas. El sistema de mantenimiento de carril Lane Position Assist y el control de velocidad de crucero adaptativo con función Stop & Go resultan los aliados en este escenario.  

De esta manera, el coche mantiene la trayectoria dentro de la vía y respeta siempre la distancia de seguridad con el vehículo precedente e incluso también es capaz de detenerse por sí mismo si, por ejemplo, se produjera un inesperado atasco. Por supuesto, el conductor puede retomar el control del todocamino siempre que lo desee.  

Como habrás podido suponer, el sistema DS DRIVE ASSIST es realmente útil para el día a día, pues resulta muy cómodo a la hora de superar congestiones de tráfico, pues se encarga del acelerador, el freno y la dirección. El conductor solo tiene que tener puestas las manos en el volante, como obliga la ley. 

DS DRIVE ASSIST del DS 3 CROSSBACK

De hecho, en una detención de menos de tres segundos, el coche vuelve a arrancar automáticamente y emprende la marcha, lo que resta cansancio y estrés a la conducción de camino al trabajo.  

Como comentábamos antes, el conductor puede desactivar el sistema. ¿De qué forma? Actuando firmemente sobre el volante o si se activan los intermitentes. Por supuesto, DS DRIVE ASSIST también supone una ayuda perfecta en carreteras secundarias, donde igualmente trabaja de manera ejemplar.

Estética fresca y distintiva, máxima personalización, lo último en conectividad, motores eficientes de gran rendimiento y tecnología al servicio del conductor. Todo eso y mucho más ofrece el DS 3 CROSSBACK, un todocamino que está a la venta desde 23.650 euros.