Es el coche perfecto para disfrutar del fin de semana.

A finales de los años 80 del pasado siglo, el BMW Z1 fue el primer modelo de la nueva familia Z de descapotables del fabricante alemán. Por si no lo sabías, te diremos que la letra Z proviene de Zukunft, 'futuro' en alemán. Este clásico se fabricó entre marzo de 1989 y junio de 1991, alcanzando una producción total de 8.000 unidades.

Todos los coches se construyeron con volante a la izquierda y la mayoría se comercializaron en el mercado alemán, aunque eso no impidió que algunos ejemplares fuesen a parar a otras regiones europeas o, incluso, a Estados Unidos.

Galería: BMW Z1 1990 a la venta

Precisamente, hemos encontrado una unidad interesante que está a la venta en Europa, en Alemania, para ser exactos. Inicialmente, el vehículo fue matriculado en Francia por su primer propietario y, ahora, sabemos que el descapotable con chasis #WBABA91010AL05040 se pondrá a la venta en una subasta, organizada por RM Sotheby's en Essen, que se celebrará entre el 24 y el 27 de junio. El coche está en estado original y por los datos que han facilitado sobre el vehículo, ha recorrido pocos kilómetros.

En las imágenes que adjuntamos en el artículo, se pueden ver varias fotos del tablero de instrumentos y, en una de ellas, se aprecia cómo el marcador muestra una cifra de 25.023 kilómetros.

BMW Z1 1990 a la venta

Además, en dichas imágenes se aprecia el buen estado general de la carrocería. En el interior, se pueden ver algunos arañazos en el salpicadero, así como pequeñas abolladuras propias del uso y del paso del tiempo, pero sin demasiada importancia.

BMW Z1 1990 a la venta

A modo de recordatorio, el BMW Z1 estaba impulsado por un motor de gasolina, con seis cilindros en línea y 2,5 litros de cilindrada, asociado a una caja de cambios manual de cinco velocidades.

Este bloque provenía del BMW 325i E30. La potencia disponible alcanzaba los 170 CV a 5.800 vueltas y ofrecía 222 Nm de par motor. El peso del conjunto en vacío era de solo 998 kilos, así que te puedes hacer una idea de la agilidad del modelo alemán.

BMW Z1 1990 a la venta

Otro de los elementos más característicos de este clásico descapotable era la peculiar forma de apertura de las puertas. En realidad, subían o bajaban para dar acceso al habitáculo, con un funcionamiento similar al de las ventanillas.

Por cierto, tanto puertas como ventanillas disponían de un funcionamiento automático independiente. La carrocería, por su parte, tenía una longitud de 3,95 metros, por 1,80 de anchura y solo 1,28 metros de altura.

BMW Z1 1990 a la venta

Respecto a las prestaciones, el modelo alemán anunciaba una velocidad máxima de 220 km/h, mientras que para completar el 0 a 100, necesitaba 7,9 segundos. Sin duda, valores superados por muchos modelos modernos con menos pedigrí. Sin embargo, pocos pueden presumir de la figura inconfundible del BMW Z1.

Fuente: RM Sotheby's