La respuesta italiana al descapotable japonés Mazda MX-5.

A mediados de la década de los años 90, a muchos fabricantes de automóviles les entró la fiebre por los modelos que permitían circular a cielo abierto. Debido en parte al enorme éxito del Mazda MX-5, la oferta de pequeños descapotables era cada vez más grande: los BMW Z3 o Mercedes-Benz SLK son solo algunos de los ejemplos más conocidos.

Precisamente en aquella época nacía uno de los roadster más bonitos que, aunque casi olvidado, cumple 25 años, nada menos. Hablamos del Fiat Barchetta, presentado en el salón de Turín de 1993 en forma de prototipo, con el denominado Fiat Scia, un spider biplaza basado en el chasis del Fiat Punto. Como no tenía techo, el interior estaba fabricado con materiales impermeables.

Galería: Fiat Barchetta (1995-2005)

El modelo, cuyo nombre en italiano significa 'barquito', literalmente, recuerda en muchas zonas al casco de una embarcación, al igual que lo hacía el concept Scia. El Fiat Barchetta definitivo, no obstante, no llegó a ser tan atrevido como lo era el prototipo mostrado en Turín.

La versión de producción en serie del Fiat Barchetta comenzó a fabricarse a principios del año 1995. El responsable de su diseño fue Andreas Zapatinas, que unos años después dibujaría también las líneas del BMW Z8.

Galería: Fiat Scia Concept (1993)

Al igual que el prototipo Scia de 1993, el Fiat Barchetta también tomó como base el Fiat Punto. En un principio, el coche empezó a fabricarse en la planta de montaje de Maggiora, en Chivasso (al noreste de Turín), aunque tras la quiebra de Maggiora, Fiat trasladó la producción del modelo a su planta de Mirafiori.

Los principales rasgos de la carrocería de este pequeño biplaza descapotable eran las ventanillas sin marco, las manetas de las puertas enrasadas en la propia carrocería o una capota que se podía guardar completamente bajo una cubierta, de forma manual, y que contaba con una luneta de material plástico. 

Fiat Barchetta

El maletero, de 165 litros de volumen de carga, no ofrecía demasiado espacio, aunque el compartimento de la capota, al estar esta cerrada, también se podía usar para almacenar carga. Cabe apuntar que, en opción, se ofrecía también un techo duro con luneta trasera calefactable. 

El motor de gasolina, con cuatro cilindros, anunciaba 1,8 litros de cubicaje y desarrollaba 131 CV y un par motor máximo de 164 Nm. Es el mismo que se utilizó en el Fiat Coupé, a partir de 1996. A pesar de las modestas cifras, anunciaba un 0 a 100 km/h en 8,9 segundos y una velocidad máxima de 200 km/h, ya que el conjunto apenas superaba la tonelada, de manera que era un auténtico peso pluma.

Fiat Barchetta (1995-2005)

A lo largo de la vida del modelo se utilizaron diferentes versiones de este bloque atmosférico, con componentes diferentes y, principalmente, para cumplir con diversas normativas de emisiones. A mediados de 2003, el Barchetta se actualizó ligeramente y el frontal lucía unas formas algo más angulosas.

La producción del biplaza concluyó en el mes de junio de 2005, diez años después de su nacimiento. En total, se fabricaron 57.521 ejemplares del roadster, y casi la mitad se matricularon en Alemania. En nuestro país, su precio rondaba los 20.000 euros, y actualmente, en el mercado de segunda mano, hay unidades disponibles por entre 3.000 y 5.000 euros, aproximadamente.