No me equivoco al decir que puede recorrer 1.199 kilómetros sin tener que reabastecerse. ¿Cuál es el truco?

¿Un coche eléctrico con su propio generador a bordo? Si te suena este concepto, significa que hace dos años leíste algo sobre el Gumpert Aiways RG Nathalie Project, un curioso prototipo que ahora puedes ver como modelo de producción. Se llama Roland Gumpert Nathalie y se van a fabricar 500 ejemplares.

El coche toma el nombre de su creador, exdirector de Audi Sport, y combina ecología con un rango de uso muy elevado, gracias al empleo de una pila de combustible, alimentada por metanol, es decir, alcohol metílico   

Esta pila es la encargada de suministrar electricidad a la batería, que a su vez proporciona la energía a los cuatro motores del vehículo, uno en cada rueda. Desde luego, la idea de no estar dependiendo de una toma de carga parece muy atractiva...

Galería: Roland Gumpert Nathalie

De hecho, Gumpert explica que el cliente solo tiene que esperar tres minutos para llenar el depósito de metanol y, por lo tanto, para que el coche pueda estar listo para su uso. En cifras, el Roland Gumpert Nathalie puede desplazarse durante 821 kilómetros a una velocidad media de 121 km/h y, con el modo Eco activado, la distancia se incrementa ¡hasta los 1.199 kilómetros! 

A todo esto, hay que sumar que las cuatro mecánicas entregan 544 CV de potencia máxima combinada y 989 Nm. Este gran poderío se traduce en una aceleración de 0 a 96 km/h (60 mph) en 2,5 segundos y una velocidad máxima de 306 km/h. 

Cuando Gumpert presentó el prototipo, aseguró: "Un automóvil eléctrico, en el sentido clásico de la palabra, es un concepto que no funciona. Conducir 200 o 300 kilómetros y quedarse parado, sin batería, contradice mi idea de libertad. En cambio, aquí tengo mi generador a bordo y buenas cifras de autonomía".

El coche, que mide 4,3 metros de longitud, consta de un chasis tubular y una carrocería de fibra de carbono, con la pila de combustible ubicada en la parte delantera. 

En principio, el precio de cada uno de los 500 ejemplares estará situado en una horquilla de entre 300.000 y 500.000 euros. Desde luego, con esta ingeniosa idea de añadir una pila de combustible de metanol a un coche eléctrico, los clientes no tendrán que estar preocupados por las distancias que se quieran recorrer.