Continuarán prestando servicio con normalidad, junto a los comercios de alimentación y primera necesidad, como las farmacias, los estancos y los quioscos

Vivimos tiempos de incertidumbre en muchos aspectos, a causa del ya célebre coronavirus que se está cebando con España, en general, y con la Comunidad de Madrid, en particular. Una pandemia que también afecta a la movilidad, tal y como no podía ser de otro modo.

En este escenario, con el estado de alerta decretado por el Gobierno, las comunidades autónomas siguen tomando decisiones importantes. Por ejemplo, en Madrid, el ejecutivo regional ha ordenado el cierre de todos los establecimientos y comercios, excepto los de alimentación y primera necesidad, a partir de las 00:00 de este sábado 14 de marzo.

Una medida temporal, hasta el 26 de marzo, con la que se busca "facilitar el distanciamiento social al persistir un riesgo inminente y extraordinario para la salud de la población".

Galería: Los 10 SUV de gasolina que menos gastan (2020)

De este modo, echan el cierre bares, restaurantes y similares (salvo para recogidas o entregas a domicilio), así como cines, teatros, discotecas, salas de exhibiciones, salas de conciertos, auditorios, salas de exposiciones, gimnasios, locales o recintos deportivos cerrados, los destinados a la práctica deportiva de uso público, casinos, salones de juego, locales específicos de apuestas y salones recreativos... 

Tampoco se escapan a la medida los parques de atracciones, parques zoológicos, parques recreativos infantiles, verbenas, desfiles y fiestas populares.

No es el caso de las gasolineras de la región, que seguirán funcionando con total normalidad. De hecho, se verán 'ayudadas' por el estado de alerta, que asegura el abastecimiento de suministros de primera necesidad.

De este modo, aunque el tráfico baje y los desplazamientos se restrinjan, no hay que esperar problemas por la falta de combustible en las estaciones de servicio.

¿Qué otros locales permanecerán abiertos? La orden de la Consejería de Sanidad madrileña no afecta a los denominados comercios minoristas de alimentación y primera necesidad, donde se engloban las farmacias, estancos y quioscos, pero también, los supermercados, fruterías, carnicerías, pescaderías y panaderías. ¿Y las grandes superficies? Solo podrán abrir al público las zonas en las que se ofrezcan este tipo de servicios.

Fuente: Comunidad de Madrid