Aunque por el momento se trata solo de un prototipo, adelanta la entrada de la firma en el mundo de los coches eléctricos.

Llevamos mucho tiempo esperando a que Dacia dé el paso hacia la electrificación. Y lo cierto, es que esperábamos con ansia el salón de Ginebra para conocer algún dato más al respecto. Pues bien, a pesar de la cancelación, hemos conocido una novedad importante, en forma de prototipo 100% eléctrico: el Dacia Spring 2020.

Este concept car, que adelanta el aspecto de un futurible coche eléctrico de producción, llega con una única certeza, en forma de autonomía homologada: 200 kilómetros, en ciclo WLTP. Y poco más se ha comunicado.

De hecho, por el momento, nada se sabe acerca de su potencia, tiempos de recarga y precio, aunque imaginamos que el modelo definitivo será una de las opciones más baratas del mercado.

Galería: Dacia Spring concept 2020

Ahora bien, echando un vistazo a las fotos oficiales, podemos descubrir algún detalle interesante adicional, como que tiene un habitáculo configurado para cuatro ocupantes. Lo que nos pone tras la pista, indudablemente, de un modelo de Renault... En efecto, el nuevo Renault Twingo Z.E.

Otro nexo de unión entre ambos es la cifra de autonomía. Por tanto, establecer una relación entre ellos no parece del todo descabellado. Sobre todo, porque se le daría una mayor utilidad a una plataforma que solo emplean el propio Twingo y los smart EQ y porque no habría complicaciones técnicas en adaptar la batería de 22 kWh que emplea el urbano francés.

Siguiendo nuestro análisis fotográfico, y abrazándonos a las especulaciones, parece que el modelo recurre a unas llantas de 16 pulgadas y una carrocería en el entorno de los 4,0 metros de longitud, una cifra 40 centímetros superior a la del mencionado Twingo, que le aportaría un indudable plus de practicidad.

Dacia Spring concept 2020

Obviamente, había mucha expectación sobre este futuro Dacia eléctrico. Y la verdad, su diseño no nos ha defraudado lo más mínimo, con unos estilizados grupos ópticos de tipo LED, protecciones para la carrocería al más puro estilo Stepway, unos elementos laterales que nos recuerdan a los Airbumps de Citroën...

Si todo esto se consigue 'encajar' con el punto de vista económico de Dacia, unido a un tren de propulsión eléctrico, podríamos hablar de una autentica revolución, de la mano de un coche libre de emisiones y razonablemente barato. Pero para descubrir ese extremo, todavía tendremos que esperar un poco más...