Uno es 100% eléctrico y el otro es totalmente convencional, de gasolina.

Durante el mismo evento de presentación del nuevo CUPRA León, en las recién estrenadas instalaciones de la marca deportiva de Martorell, la firma ha desvelado dos nuevos coches de carreras, basados precisamente en el compacto deportivo. Se trata de un modelo para los campeonatos TCR, con un motor térmico convencional, y de otro coche completamente eléctrico, enfocado al futuro campeonato E-TCR, pensado para modelos de competición de cero emisiones.

Ambos vehículos han sido desarrollados de manera específica para estas dos competiciones de turismos, cumpliendo con los requisitos tanto de la normativa técnica del TCR como la del E-TCR. "CUPRA siempre ha sido una marca pionera en el mundo de la competición, y desarrolló la primera plataforma TCR. Con el CUPRA León Competición y el CUPRA e-Racer, vamos a abrir nuevos caminos", afirma Jaime Puig, director de CUPRA Racing.

Galería: CUPRA León Competición

CUPRA León Competición

Si empezamos por el modelo más convencional, el llamado CUPRA León Competición (no, no se han complicado mucho para ponerle nombre), es un coche de carreras pensado no solo para los campeonatos mundiales TCR, sino también para diversas carreras de resistencia con dicha homologación. 

Con respecto al CUPRA León de calle, estrena mejoras a nivel aerodinámico y de diseño de la carrocería (hay más carga aerodinámica, lógicamente), una nueva geometría de la suspensión (McPherson delante y multibrazo detrás), el peso del conjunto es menor y está mejor repartido, y el chasis es también más rígido. Además, se pueden ajustar múltiples aspectos de la suspensión, como la altura, los ángulos de inclinación, convergencia y avance, o la anchura de vías. También se pueden instalar barras estabilizadoras ajustables, delanteras y traseras.

El corazón del León Competición es un motor turboalimentado de gasolina, con 2,0 litros, cuatro cilindros, 340 CV de potencia a 6.800 rpm y un par máximo de 410 Nm. Como era de esperar, la transmisión es una caja secuencial de carreras, con seis marchas, firmada por el especialista Hewland. El modelo anuncia un 0 a 100 km/h en 4,5 segundos y una velocidad punta de 260 km/h. 

Galería: CUPRA e-Racer

CUPRA e-Racer

La versión eléctrica de carreras se denomina CUPRA e-Racer y tiene en el punto de mira el futuro campeonato TCR eléctrico, el llamado E-TCR, que se estrenará en 2021 con el objetivo de ofrecer carreras de turismos eléctricos. 

Como era de esperar, su apariencia es bastante diferente a la del coche de calle, pero también a la del vehículo de carreras convencional. La carrocería está rebajada, los pasos de rueda se han ensanchado y el frontal prescinde de parrilla delantera convencional, ya que no la necesita. También son de nuevo diseño el capó o los paragolpes, por ejemplo.

Este modelo cuenta con cuatro motores eléctricos en el eje trasero, que suman un total de 500 kW de potencia, es decir 680 CV, además de un disparatado par motor máximo de 960 Nm. La batería, de refrigeración líquida e instalada en el fondo plano del vehículo, ofrece una capacidad de 65 kWh, y el coche cuenta con soluciones como el reparto selectivo de par, para distribuir semejante cifra entre ambas ruedas posteriores. Según CUPRA, el e-Racer es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 3,2 segundos, y seguir empujando hasta los 270 km/h.