Más de 600 CV se unen a una línea pasional... y a la etiqueta Eco de la DGT.

La familia del Mercedes-Benz GLE Coupé queda coronada con la nueva versión firmada por AMG, que responde al nombre de Mercedes-AMG GLE 63 S Coupé 2020. Estamos ante un SUV de altas prestaciones que hereda el tren motriz de su 'hermano', el GLE, lo que significa que desarrolla nada menos que 612 CV y 850 Nm. 

El sistema de propulsión consta del conocido motor 4.0 V8 de la casa alemana, biturbo, que trabaja junto al sistema de hibridación ligera EQ Boost, una especie de alternador-motor de arranque, que añade 21 CV de potencia y 249 Nm de par máximo.

Galería: Mercedes-AMG GLE 63 S Coupé 2020

Aunque esta tecnología no permite mover al coche por sí solo, sí participa en el arranque o a la hora de circular a vela, entre otros usos. De este modo, el todocamino disfruta de la etiqueta Eco de la DGT. ¿Un SUV de 612 CV campando a sus anchas por zonas 'ecológicas' de las ciudades? Sí, es perfectamente legal. 

Por calles y avenidas no es precisamente donde mejor se puede exprimir a este modelo, sino más bien en un circuito de velocidad, pues promete 280 km/h de velocidad máxima, limitada electrónicamente, y una aceleración de 0 a 100 en 3,8 segundos, registros calcados al del GLE equivalente.  

A la hora de sacar el máximo partido a este conjunto mecánico, aparecen la transmisión automática con embrague multidisco Mercedes-AMG SPEEDSHIFT TCT 9G, de nueve marchas, y el sistema de tracción total 4MATIC+, acompañado por un diferencial autoblocante trasero, con control electrónico.  

Tampoco faltan la suspensión neumática AMG RIDE CONTROL+, con amortiguadores adaptativos y estabilizadoras activas AMG ACTIVE RIDE CONTROL. Con estos mimbres, resulta comprensible que el coche sea capaz de camuflar sus dimensiones y su peso en curvas a las mil maravillas. 

Por si fuera poco, el conductor puede 'transformar' el vehículo a su antojo, mediante el control dinámico de la conducción DYNAMIC SELECT, con siete programas, dos para conducción off road: Comfort, Sport, Sport+, Individual, RACE, Trail y Sand.

A todo esto, se suma el sistema AMG DYNAMICS, que ajusta aún más la puesta a punto del vehículo a través de los modos Basic, Advanced, Pro y Master. 

Mercedes-AMG GLE 63 S Coupé 2020

Si pasamos al apartado estético, la forma más sencilla de identificar al Mercedes-AMG GLE 63 S Coupé 2020 es a través de la parrilla Panamericana, con lamas verticales cromadas. Obviamente, hay otros muchos componentes que lo delatan, como unos paragolpes de aspecto deportivo, las cuatro salidas de escape trapezoidales, el difusor o las llantas negras de 22 pulgadas, por citar algunos. 

Pero como solemos decir, si un coche corre, también tiene que ser capaz de frenar. Para lograr este cometido básico, opcionalmente, se pueden instalar discos carbocerámicos. 

Mercedes-AMG GLE 63 S Coupé 2020

En el habitáculo, la doble pantalla panorámica preside el salpicadero. Como no puede ser de otra manera, se integran el sistema de infoentretenimiento MBUX, con inteligencia artificial, e informaciones 'deportivas', como un cronómetro, un indicador de fuerzas G y la monitorización de la potencia, el par y la temperatura del aceite. 

La presentación al público se producirá, dentro de unos días, en el salón de Ginebra. Probablemente, allí sabremos la fecha del lanzamiento. Para los precios, habrá que esperar un poco más. Los millonarios interesados seguro que tendrán paciencia.