La novedad en ese mercado es la edición especial Sahara Horizon.

Por si no lo sabías, el Toyota Land Cruiser europeo cambia bastante de fisonomía respecto al que se vende en otros mercados, como el estadounidense o el australiano, entre otros. Precisamente, el protagonista de este artículo se vende en el país oceánico y corresponde a la edición limitada Sahara Horizon. 

Tan solo se fabricarán 400 unidades, cada una por 129.090 dólares australianos, que equivalen a 79.835 euros, sin incluir las tasas asociadas. Entre las mejoras, incluye faros oscurecidos y diversas actualizaciones en el habitáculo. 

Galería: Toyota Land Cruiser Sahara Horizon

Hablamos de asientos de cuero con la inscripción Land Cruiser en el respaldo, volante calefactable forrado en piel, tapizado de color negro en el techo y distintivo Horizon. Todo este equipamiento se suma a faros con tecnología de tipo LED, llantas de aleación de 18 pulgadas, techo solar, navegador...

En cualquier caso, ¿qué te parece el diseño de este Land Cruiser 'extranjero'? ¿Te quedarías con el que se comercializa en nuestro país? Principalmente, los cambios estéticos se producen en el frontal y, más concretamente, en la parrilla. 

En el lateral, lo único que cambia es la fisonomía de la tercera ventana lateral. En cuanto a la zaga, los pilotos son de diferente factura y, en el habitáculo, varía el diseño del salpicadero, con mandos diferentes y dispuestos en distinta posición.   

Bajo nuestro punto de vista, el Toyota Land Cruiser de Australia luce una imagen algo menos refinada, mientras que el europeo busca acercarse a la imagen de los SUV, tan en boga desde hace años. Para gustos, los colores, pero nosotros nos quedamos con el que se comercializa aquí. 

Galería: Prueba Toyota Land Cruiser 180D VXL 2018

Eso sí, si tengo que elegir una mecánica para el coche, me quedo con la 'australiana'. Se trata de un brutal bloque turbodiésel V8, de 4,5 litros, que entrega 272 CV y 650 Nm entre 1.600 y 2.600 rpm. Con semejante poderío, no tendremos ningún problema a la hora de disponer de fuerza suficiente en la práctica de todoterreno. 

El propulsor D-4D para Europa también es de gasóleo, aunque de cuatro cilindros en línea, con 2,8 litros y 177 CV. Pero lo más interesante del Land Cruiser es que dispone de verdaderas aptitudes 4x4 y también sirve como vehículo familiar. Todo, desde 35.800 euros, una cifra verdaderamente ajustada.