Al poderoso motor bóxer biturbo se suma una unidad eléctrica que aporta otros 150 CV.

El preparador estadounidense Vonnen, con sede en Silicon Valley, lleva tiempo ofreciendo una instalación eléctrica para los Porsche 911 de la generación 991, que los convierte en modelos híbridos gracias a un motor eléctrico adicional. En este caso, el afortunado es un Porsche 911 Turbo S del año 2014.

Y es que Vonnen ha anunciado una colaboración con la firma 'Kelly-Moss Road and Race' (KMR), especializada en modelos 'Nueveonce' (y en especial, en 911 Safari), que pasa a ser un distribuidor e instalador oficial de su sistema Vonnen Shadow Drive, que es como se llama el paquete eléctrico que se puede instalar a posteriori en los coches de Stuttgart.

Galería: Porsche 911 Turbo S 991 (2013)

Así pues, KMR será el distribuidor oficial de Vonnen en el medio oeste estadounidense, ya que su sede se encuentra en Madison, en el estado de Wisconsin, al oeste de la capital, Milwaukee. En sus instalaciones contará con un coche de muestra, para que los clientes puedan probar el sistema híbrido.

Aprovechando la ocasión, KMR ha presentado su primer modelo con este sistema, el citado 911 Turbo S, cuyo motor 3,8 litros bóxer de seis cilindros, biturbo, incorpora ahora una unidad eléctrica integrada entre el propio bloque y la transmisión, sustituyendo el volante de inercia original.

El propulsor eléctrico ofrece 150 CV y 203 Nm de par motor máximo, a sumar a lo que desarrolla la mecánica de cilindros opuestos. No puede mover el coche por sí mismo, ya que su función es la de apoyar al motor térmico, ofreciendo un par motor instantáneo para complementar al bloque de combustión.

Vonnen Shadow Drive
Vonnen Shadow Drive
Vonnen Shadow Drive

Gracias a este sistema, el Turbo S 991, que de serie ofrece 560 CV de potencia, ahora alcanza los 710 CV, nada menos, mientras que su par motor máximo asciende desde los 750 Nm de fábrica hasta la friolera de 953 Nm. 

De esta forma, se mantienen tanto el sonido como las sensaciones del modelo original, aunque con un importante suplemento, en lo que a fuerza bruta y prestaciones se refiere. En todo caso, según la marca, el consumo de combustible no se ve afectado y el aumento de peso tampoco es significativo.

Lo que no sabemos es qué tipo de batería monta el sistema, puesto que de algún sitio tendrá que salir la energía que alimenta al motor eléctrico.

Esta unidad en concreto, que además del sistema Shadow Drive luce también una estética al estilo 911 Safari, incorpora llantas Braid Winrace T, neumáticos Yokohama Advan Apex V601, válvulas de descarga de los turbos firmadas por Tial, intercoolers CSF, rotores Xona para los turbocompresores, una suspensión ajustable y elevada en 5 centímetros, un escape de titanio, luces al estilo Baja con tecnología LED o un vinilado especial, por ejemplo.