Probablemente, el dueño estará pensando en no volver a aparcarlo en la calle.

El Chevrolet Corvette de octava generación (o C8) fue una de las mayores novedades de todo el año 2019. Un espectacular y deseado deportivo, de llamativo diseño, que estrenó una configuración de motor central.

Tal vez, ese sea parte del problema: que sea demasiado llamativo. Al menos, para dejarlo aparcado en una calle de Detroit. En ese caso, puedes encontrarte con un problema gordo, en forma de superdeportivo sin ruedas... y sustentado sobre bloques de cemento.

Aparentemente, eso es lo que le sucedió a este pobre Corvette, al que los ladrones le robaron las cuatro llantas, con sus respectivos neumáticos. Por lo que parece, los malhechores llevaban prisa, ya que dejaron las tuercas tiradas junto al coche.

Galería: Chevrolet Corvette Stingray 2019

En el vídeo que encabeza la noticia, vemos el coche con el morro mirando hacia el cielo y la zaga apoyada sobre el suelo, lo que no parece nada beneficioso... aunque no haya daños visibles. Es cierto, aparentemente, parece arriesgado aparcar un flamante deportivo en las calles de Detroit; sobre todo, si no está equipado con tuercas antirrobo. Ahora bien, eso tampoco es justificación...

Sobre quién es el propietario del coche, no queda claro, aunque desde Motor Trend apuntan a que se trata un coche propiedad de la propia General Motors.

Volviendo al nuevo Corvette, la producción no comenzará hasta el mes de febrero, con las primeras entregas previstas para marzo, si hablamos de Estados Unidos. Periodos que han sufrido un ligero retraso, por cierto, debido a una importante huelga en GM, a finales del pasado año.

Así que, como ya habrás supuesto, sin estar todavía a la venta, las llantas del deportivo americano eran un bien bastante preciado...

Fuente: Motor1.com Francia, vía Motor Trend