El dinero de la venta será donado íntegramente a causas benéficas.

El pasado verano Chevrolet desveló la nueva generación de su superdeportivo, el Chevrolet Corvette Stingray 2020 (C8), que es además el primer 'vette' de motor central de la historia. Para celebrar su lanzamiento, y de paso donar dinero a causas benéficas, se ha subastado el primer ejemplar del modelo, aunque todavía no ha sido fabricado. De hecho, su producción se estima para este trimestre, y suponemos que la unidad de las imágenes es un preserie.

La casa de subastas Barrett-Jackson, durante su evento de Scottsdale, Arizona, ha puesto a la venta este primer Corvette de motor central, y alguien ha pagado la friolera de 3 millones de dólares, lo que al cambio actual equivale a unos 2,7 millones de euros. Este dinero, no obstante, será donado en su totalidad a la ONG 'Detroit Children’s Fund', dedicada a mejorar la educación y las escuelas en la ciudad del motor. 

Galería: Chevrolet Corvette Stingray VIN 001, subastado

Como es lógico, el Corvette C8 con número de chasis 001 dispondrá de todo el equipamiento disponible para el modelo, además de una carrocería en color negro o los paquetes 3LT y Z51, que añaden asientos GT2, cinturones de color rojo, tapicería en negro y rojo, spoiler trasero, techo desmontable o un sistema de adquisición de datos. 

Tras el habitáculo esconde un motor de 6,2 litros V8 (LT2) atmosférico de 502 CV de potencia y 637 Nm de par motor máximo, asociado a una transmisión automática de doble embrague y ocho relaciones. Además, el nuevo dueño tendrá la posibilidad de recoger el vehículo en la propia fábrica de Bowling Green, en Kentucky, incluida una visita al Museo Corvette.

Según la nota de prensa de General Motors, el futuro propietario del coche, y la persona que ha pagado 3 millones de euros por una buena causa, es Rick Hendrick, el fundador y máximo responsable de la red de concesionarios estadounidenses Hendrick Automotive.