La próxima generación del SUV sueco debería llegar al mercado dentro de dos años.

Lanzada en el año 2015, la actual generación del SUV más grande de la firma sueca, el Volvo XC90, se renovó el año pasado para ponerse al día, pero el fabricante ya trabaja en la futura generación del modelo y, como ha asegurado el propio CEO del grupo escandinavo, Håkan Samuelsson, habrá una variante totalmente eléctrica del todocamino.

La tercera generación del lujoso SUV de la marca se espera para 2022, y sabemos que será el primero en estar ensamblado sobre una versión mejorada de la plataforma SPA, que servirá como base también para las futuras generaciones de las familias 60 y 90 de Volvo.

Galería: Volvo XC90 2019

El futuro XC90 seguirá ofreciéndose en versión híbrida enchufable, y es posible que también como un microhíbrido de gasolina (mild-hybrid), aunque como ya confirmó la marca hace casi dos años, el SUV más grande de la familia ya no contará con opciones diésel. Además, los planes de la compañía contemplan también ofrecer un sinfín de sistemas de conducción semiautónoma, aunque formarán parte de la lista de opcionales.

Samuelsson ha confirmado también que ampliarán la familia 40 de Volvo, que actualmente solo cuenta con el todocamino XC40. De momento no se sabe qué nuevos modelos podrían sumarse a la gama (¿un nuevo V40 familiar, quizá?), más allá de la versión eléctrica 'Recharge' del propio XC40, con 408 CV y una autonomía anunciada de 400 kilómetros. 

La estrategia de electrificación de Volvo contempla añadir variantes de cero emisiones de sus modelos existentes, en lugar de crear vehículos específicos, ya que ese papel lo lleva a cabo Polestar, la marca del grupo sueco enfocada exclusivamente en automóviles híbridos enchufables y/o eléctricos puros.

Fuente: Autocar