Y sí, parece que es infalible...

El Gobierno de Nueva Gales del Sur, en Australia, ha estrenado recientemente radares para 'cazar' a los conductores utilizando su teléfono movil (o smartphone) mientras conducen, con una entrada efectiva en vigor a partir del 1 de diciembre de 2019. Al menos, así lo confirman nuestros compañeros de Motor1.com en Francia.

Eso sí, la implementación de esta medida, llamada a potenciar la seguridad vial, no se ha llevado a cabo de la noche a la mañana. Además de la aprobación de una ley específica, a principios de 2019, se han llevado a cabo casi seis meses de pruebas experimentales, durante las que las autoridades locales han inspeccionado 8,5 millones de automóviles, entre enero y junio de 2019.

¿El resultado? Alrededor de 100.000 automovilistas fueron retratados infringiendo la ley, 'con las manos en el teléfono'. Eso sí, durante esta primera fase de implantación, no se ha sancionado en firme a los infractores.

Galería: Radares de velocidad (fijos y móviles)

En total, el gobierno de Nueva Gales del Sur ha adquirido 45 radares, con un coste total de 88 millones de dólares australianos (unos 54 millones de euros). Estos dispositivos se colocarán en emplazamientos fijos, pero también pueden actuar de manera móvil. Además, no hay obligación de avisarlos con antelación, a diferencia de lo que sucede con los radares de tráfico.

Además, la idea es instalar aún más cámaras en los próximos años y controlar hasta 135 millones de coches, de cara a 2023, con un único objetivo: evitar unos 100 accidentes graves en los próximos cuatro años.

Como mencionábamos anteriormente, durante los próximos meses, hasta finales de marzo, solo se le notificará la infracción a los conductores que no cumplan con la ley. A partir de ese momento, la sanción oscilará entre 344 y un máximo 457 dólares australianos, si la ley se incumple en una zona escolar (entre 212 y 282 euros, respectivamente).

¿Llegarán estos dispositivos a Europa? Todo hace indicar que sí. Además, bastante pronto, si miramos hacia países como Francia, donde los radares de torreta son capaces de identificar todo tipo de conducta prohibida.

Fuente: Motor1.com Francia