En la ciudad francesa de Marsella, ya han comenzado a funcionar y miden las emisiones de cada vehículo en movimiento.

Afirma un añejo refrán castellano que, "cuando veas las barbas de tu vecino pelar, pon las tuyas a remojar". Si aplicamos este consejo al campo de las medidas anticontaminación, es probable que, en breve, la DGT comience a utilizar radares anticontaminación, al igual que ya sucede en Francia.

De esta forma, a los radares de velocidad, fijos o móviles, junto con los de tramo, o los que nos controlan mediante la matrícula cuando accedemos a una ciudad, ahora, tendremos que sumarle los nuevos cinemómetros para medir los 'humos' de nuestros vehículos.

Escapes - contaminación

En este sentido, en la ciudad francesa de Marsella, se ha instalado un radar de contaminación, que estará operativo hasta hoy, 16 de noviembre, capaz de medir la tasa de polución de cada vehículo.

Este radar se coloca en la entrada del puente A55. Dependiendo del nivel contaminante de los gases de escape, el dispositivo muestra diferentes indicaciones: malo, mediocre o aceptable.

Según apuntan nuestros compañeros de Motor1.com Francia, de momento, este radar solo tiene fines informativos, ya que no multa, tal y como sucede en otras ciudades francesas, con dispositivos parecidos también operativos.

Otras asociaciones, como los franceses de '40 millones de automovilistas', temen que este radar se transforme en una nueva herramienta de represión. Para ellos, es una mascarada, porque los datos recopilados se utilizarán para "fortalecer escenarios de restricciones de tráfico".

Fotos de radares de velocidad

Hace unos meses, la ciudad de Villeneuve-Loubet instaló un radar de contaminación que indicaba, también en tiempo real, a través de una valla publicitaria, la calidad del aire. Al contrario que el radar de la ciudad de Marsella, no controlaba cada vehículo, sino la calidad general del aire.

Sin embargo, la clara diferencia con el radar anticontaminación, según '40 millones de automovilistas', es que esta nueva herramienta solo "consiste en señalar con el dedo, para designar". En el país vecino, ya se aplican multas por acceder a zonas de bajas emisiones con vehículos que no cumplan los requisitos, con sanciones que oscilan entre los 68 euros y los 135.

Madrid Central

En este sentido, debemos recordar que en la capital de España, tras la activación del denominado protocolo de Madrid Central, las multas para los infractores que no cumpliesen los requerimientos legales ascendían a 90 euros.