Una pieza única, que vas a tener que comprar antes de Navidad...

Si lo que más nos gusta son los coches, quizá después vayan en nuestra lista las maquetas, las recreaciones y los juguetes, siempre que la esencia de las cuatro ruedas, o a veces más, esté presente en cierto modo.

De ahí que nos haya dado un vuelco al corazón al ver este mini Land Rover Serie II de la empresa Toylander, experta en hacer este tipo de proyectos en miniatura, que pueden disfrutar los más pequeños y, más bien coleccionar, los que somos algo más mayores.

Galería: Mini Land Rover eléctrico con caravana

El juguete en cuestión data del año 2012 y su restauración completa tuvo lugar el año pasado, en la que se dejó al todoterreno con un aspecto reluciente.

La caravana que remolca no tiene nada que ver, ya que es de nueva factura, pero le da un toque interesante al conjunto. La altura libre al suelo de la misma es de 1.250 milímetros y en su interior encontramos una cocina de juguete, además de unas banquetas y una mesa.

Estos últimos complementos se pueden configurar para formar una cama de dos plazas, eso sí, para dos niños o niñas de corta edad y de no demasiada estatura.

También dispone de manual de instrucciones, dos juegos de llaves y una rueda de repuesto.

La cabeza del conjunto, es decir, el Land Rover Serie II de Toylander, incorpora dos motores eléctricos de 24 V, opción de marcha atrás y freno de mano.

Como la velocidad máxima que alcanza es de poco más de 8 km/h, resulta bastante seguro para que lo usen los menores de edad.

Y lo mejor de todo, es que se está subastando en la web de H&H Classics y el vendedor indica en la descripción que este pequeño todoterreno 'cero emisiones' tiene la fuerza suficiente como para mover la caravana, contando con el conductor y el copiloto.

Mini Land Rover eléctrico con caravana

No faltan detalles como las placas de matrícula o las luces delanteras y traseras, totalmente funcionales.

Como lo vea alguno de tus hijos, más te vale pujar alto para poder regalárselo por su santo o cumpleaños. 

Fuente: H&H Classics, a través de ArtDaily