Si te suena la historia, es porque el fabricante ya mostró algo similar hace unos años.

Si te da la impresión de estar viajando al futuro al ver este coche, quizá sea por la curiosa forma que tiene el prototipo Toyota LQ Concept, un vehículo de propulsión 100% eléctrica que, por cierto, tiene mucho de aquel Toyota Concept-I, que la marca ya mostró allá por 2017.

Este nuevo automóvil ha recibido una profunda actualización de cara al inminente salón de Tokio, que abrirá sus puertas el próximo 23 de octubre.

Galería: Toyota LQ Concept

Aunque tiene aires del ejercicio de estilo de hace dos años, el LQ luce un habitáculo que se acerca más a la realidad, recurriendo a un volante convencional, que sustituye a los mandos del Concept-I, que más bien parecían sacados de una nave espacial.

Una de las razones por las que la marca nipona ha decidido relanzar este concept es que de trata del vehículo óptimo para implementar el sistema de inteligencia artificial 'Yiu', que incorpora un equivalente al nivel 4 SAE de circulación autónoma.

Esta tecnología aprende acerca del conductor y configura el habitáculo en función del estado emocional y de alerta que detecte en esos momentos.

Por ejemplo, reproduce automáticamente un tipo de música, en base a los gustos y los hábitos del propietario, al tiempo que le proporciona la información en tiempo  real que considere que pueda interesar a la persona que está al volante.

Otro interesante dispositivo que añade es el denominado 'Digital Micromirror Device', que se integra en las ópticas principales y es capaz de proyectar figuras de luz para comunicarse con el resto de usuarios de la vía.

Los paneles de iluminación OLED del interior del Toyota LQ cambian de color en distintas fases de la conducción, como cuando se pasa de controlar los pedales y el volante al modo puramente 'sin conductor'.

Concepto Toyota LQ 2019

Este prototipo eléctrico, que mide 4,5 metros de largo, 1,84 de ancho y 1,48 de alto, cuenta con espacio para cuatro personas y permite circular hasta 300 kilómetros por cada carga completa.

Por último, hay que destacar la tecnología que le sirve a este prototipo para purificar el aire exterior. Lo hace cuando está en movimiento, gracias a un catalizador que es capaz de limpiar hasta el 60% del ozono de los 1.000 litros de aire que absorbe tras circular durante una hora.

Esta interesante novedad está siendo objeto de estudio constante, de manera que pueda implantarse en un futuro en todos los vehículos comerciales del fabricante.

Esperaremos a la cita nipona para conocer más detalles.