Desde luego, el creador de este engendro no tuvo un buen día...

Si hay un SUV que ha triunfado por su línea llamativa y original, ese el Toyota C-HR. Este todocamino urbano apenas experimentó cambios estéticos respecto al concept car mostrado en el salón de París 2014, lo que se tradujo en un modelo realmente impactante.

Pero un ciudadano de Michigan, Estados Unidos, ha considerado que se podía dar una vuelta de tuerca más a esa imagen futurista y ha confeccionado un ejemplar bastante... peculiar. Los gustos estéticos son personales, pero estamos convencidos de que este coche no tendrá el visto bueno de la mayoría de vosotros.    

Galería: Toyota C-HR 2020

Desde luego, los aportes específicos le hacen un flaco favor al coche. Por ejemplo, las inserciones cromadas en las ventanillas, en los tiradores... e incluso en la tapa del combustible. Tampoco le sientan nada bien las taloneras laterales ni el paragolpes posterior, propio de una nave espacial.

Para 'rematar la faena', se instaló un alerón trasero, como complemento al spoiler del techo, que solo empeora la visibilidad del conductor. La doble salida de escape (cromada, por supuesto) parece mostrar una versión de altas prestaciones... completamente irreal.        

En fin, siempre desde nuestro prisma, el resultado no puede ser más atroz, para un todocamino que, en nuestro país, solo se vende con un sistema de propulsión híbrido de 122 CV. Eso sí, dentro de unos meses, llegará un interesante restyling, que incluirá la versión de 180 CV estrenada en el Corolla.

Desconocemos qué empresa se ha encargado de este proyecto, o si ha sido el propio dueño del coche el que se ha aventurado en este trabajo, pero la realidad es que el conductor será el centro de atención allá por donde vaya... aunque, posiblemente, observará alguna que otra carcajada a su paso.   

Fuente: Reddit