Estos nuevos 'radares de ruido' ya se están empleando con éxito en las calles de París.

Si nos lees habitualmente, ya estarás al tanto de que la contaminación acústica se está convirtiendo en una gran preocupación para las autoridades europeas. Sobre todo, en Francia, donde los radares de ruido ya no son ninguna novedad. 

En este sentido, rescatamos una noticia de actualidad y movilidad bastante interesante, desde la edición francesa de Motor1.com, que nos deja ver cómo estos nuevos dispositivos ya se están empleando para multar a las motos más ruidosas.

Galería: Ducati Diavel 1260 2019

Los parisinos se quejan de la contaminación acústica, en palabras de Aurélie Solans, la consejera de Medio Ambiente de París, y el ayuntamiento ha decidido tomar cartas en el asunto. ¿Cómo? Adquiriendo un sonómetro para poder realizar inspecciones.

De este modo, el pasado viernes 20 de septiembre se envió a los agentes a controlar la céntrica Place du Châtelet, a la caza de las motocicletas más ruidosas que transitaran por allí.

"El ruido tiene efectos nocivos sobre la salud: trastornos auditivos y del sueño, retraso en el desarrollo cognitivo de los niños, enfermedades cardiovasculares. Varios estudios lo han demostrado", afirma la señora Solans.

Y continúa: "El ruido se traduce en hasta 11 meses menos de esperanza de vida en París. El umbral de la OMS es de 65 dB. Al igual que con la calidad del aire, estos umbrales no se están cumpliendo".

Estas medidas se suman a otras ya puestas en marcha, como los radares de ruido fijos, que se instalaron durante el pasado mes de julio. Y, aunque todavía no leen las matrículas y, por lo tanto, no envían sanciones, sí que avisan visualmente a los vehículos más ruidosos.

Sin duda, tras la velocidad y la contaminación, parece que el ruido es el nuevo 'enemigo' a batir por el gobierno galo.

Fuente: Motor1.com Francia

Galería: Honda CRF 1000L Africa Twin equipada por GIVI