El creador de la obra ha puesto a la venta este vehículo fabricado desde cero.

A la hora de diseñar este vehículo, Paul Bacon asegura que se inspiró en los carruajes de caballos de antaño y en los vehículos dragster, con enormes motores a la vista, que se suelen usar en carreras de aceleración en línea recta.

El resultado es el hot rod que tienes ante tus ojos, llamado Automatron. En este caso, no estamos hablando de una preparación, ni tampoco de una construcción sobre la base de ningún automóvil antiguo o moderno. Esto quiere decir, que la obra de Paul se ha llevado a cabo desde cero, con prácticamente la totalidad de las piezas que usa hechas a medida.

Galería: Automatron Steampunk Hot Rod

Eso sí, algunos elementos los ha tenido que buscar en talleres de repuesto, como en el caso de las ruedas delanteras, heredadas de un Austin 7.

Paul Bacon dice que es el proyecto más caro en el que ha trabajado y, además, el que más horas le ha llevado.

Y es que no es la primera vez que el británico se mete de lleno en una construcción parecida, ya que se le conocen otros vehículos rocambolescos, como el Cosmotron. Tras la finalización de este, en 2015, decidió iniciar algo nuevo y muy original.

El diseño elegido es el de un coche sin paragolpes y con la mecánica totalmente expuesta, mientras que el habitáculo está encerrado en una extraña cabina con aires clásicos.

Para mover al Automatron, se recurre a un motor V8 de gasolina, sobrealimentado, de 3,5 litros de cubicaje, aunque no se han revelado apenas datos de prestaciones. Lo único que sabemos es que puede alcanzar una velocidad máxima de 177 km/h, si bien no tenemos claro si alguien se atrevería a llevar el cuentakilómetros a esa cifra con un coche de estas características y menos en tráfico abierto.

¿Te interesa el Automatron? Pues estás de suerte, porque Bacon lo tiene a la venta, aunque solo los que estén realmente interesados podrán conocer el precio. Teniendo en cuenta lo que le ha costado terminar este proyecto, posiblemente, el coste sea algo desorbitado.

Tener un automóvil único en el mundo siempre sale caro...