Tiene que ver con el cinturón de seguridad mal ajustado.

En esta web, siempre velamos por la máxima seguridad vial. Por eso, queremos advertirte de una costumbre peligrosa, que da lugar al conocido como 'efecto submarino'. Consiste en llevar el cinturón de seguridad de forma holgada, para viajar más cómodos. 

Tanto si lo haces habitualmente como si, por despiste, no llevas bien sujeto tu cuerpo, debes rectificar rápidamente, porque en caso de accidente, las consecuencias pueden ser mortales. Sí, porque el cinturón pierde casi por completo su eficacia de retención, hasta el punto de que puede ser prácticamente inútil.

¿Cuál es el motivo de esa peligrosidad? Principalmente, porque el cuerpo se desliza hacia abajo, sin que la banda abdominal (la inferior) pueda sujetarlo si se produce una fuerte colisión.

El resultado es un golpe muy violento del cuerpo contra la parte baja del salpicadero, si es el conductor o el acompañante, o contra los asientos delanteros, si se viaja en las plazas posteriores.

Galería: Actualidad y seguridad vial

De hecho, el golpe podría acarrear fracturas en las piernas y generarse un peligro real para nuestras vidas, tal y como nos advierte la Fundación Mapfre.

Colocar una toalla o un pequeño cojín en el asiento, además de sentarse de manera inapropiada, pueden provocar el 'efecto submarino', así que evita siempre estas malas prácticas. La próxima vez que te subas en tu vehículo habitual, comprueba que el cinturón te sujeta de manera firme. 

Nunca está de más recordar que este elemento de seguridad puede reducir un 50% la gravedad de algunas lesiones y disminuye hasta cinco veces la posibilidad de resultar herido grave o muerto en un accidente dentro de un casco urbano.

Como una imagen vale más que mil palabras, mira con atención este vídeo de la CNAE (Confederación Nacional de Autoescuelas).

'

Fuentes: Fundación Mapfre y CNAE