Sin duda, era un coupé imponente, dotado además de un motor rotativo.

Nombre: Mazda RX-VISION

Estreno: salón de Tokio 2015

Datos técnicos: 4.389 milímetros de longitud, 1.925 de anchura y 1.160 de altura. Distancia entre ejes: 2.700 milímetros. Motor SKYACTIV-R Wankel, propulsión trasera, neumáticos delanteros 245/40 R20, neumáticos traseros 285/35 R20

Mazda ha confiado en el motor rotativo Wankel desde 1961 y es el único fabricante que ha vendido más de un millón de coches con este tipo de mecánica. Pero desde la desaparición del RX-8, en 2012, la firma asiática no ha puesto a la venta ningún otro modelo con esta peculiaridad técnica, aunque sí ha mostrado varios prototipos.

Sin duda, uno de los más espectaculares es el Mazda RX-VISION, presentado en el salón de Tokio de 2015. Debajo del capó, se escondía la última generación del motor rotativo de la casa, denominado SKYACTIV-R.

Curiosamente, después de la desaparición del RX-8, Mazda continuó investigando y desarrollando ese propulsor. El resultado fue un bloque de menor peso y con inyección directa.  

Galería: Mazda RX-VISION 2015, prototipo olvidado

Mazda explicaba así este concept car: "La carrocería larga y ancha, así como los cortos voladizos, subrayan a primera vista el carácter deportivo del vehículo. El capó increíblemente bajo es especialmente llamativo, gracias a la nueva generación del motor rotativo SKYACTIV-R".

Y continuaba: "La compacidad y bajo peso de esta mecánica crean las condiciones ideales para las seductoras proporciones del concept car". De hecho, el RX-VISION fue nombrado más tarde Prototipo Más Bello del Año y ganó varios premios de diseño.

Mazda RX-VISION 2015, prototipo olvidado

Por supuesto, se generaron rumores después de su estreno. ¿Lo veremos en 2020, cuando Mazda celebre su centenario, que coincide con los Juegos Olímpicos de Tokio? Nosotros te podemos adelantar que, muy probablemente, sí, según nuestros compañeros de Motor1.com Italia.

También te confirmamos que el motor rotativo volverá a la gama Mazda, aunque solo como generador de electricidad para un vehículo eléctrico, lo que garantizará más autonomía para ese modelo.

En fin, toca mantener la calma, cruzar los dedos y desear con fuerza que Mazda echa la casa por la ventana en su centenario y convierta en realidad el RX-VISION, transformándolo en el RX-9 de producción.