Sus nombres son Aventador SVJ 63 Roadster y Huracan EVO GT Celebration.

Si lo recuerdas, el Lamborghini Aventador SVJ Roadster se presentó durante el pasado salón de Ginebra. Y, ya entonces, estábamos seguros de que este superdeportivo se iba a convertir en el mejor escaparate de la marca, convirtiéndose en un valioso embajador global.

Y así ha sido. En el marco de la Monterey Car Week, en Pebble Beach, la firma boloñesa ha mostrado una sugerente edición especial, el Aventador SVJ 63 Roadster, que rinde homenaje al año en el que se fundó el fabricante: 1963.

Y lo mejor de todo, es que no ha estado solo, ya que, ha su lado, también se ha dejado ver otro 'toro' muy especial, el Huracán EVO GT Celebration.

Galería: Lamborghini Aventador SVJ 63 Roadster y Huracan Evo GT Celebration

Con todos nuestros respetos hacia el Huracán, la mayor atención recae sobre el Aventador, que ha sido construido en base al programa de personalización de Lamborghini, que ofrece opciones infinitas de color y materiales para los futuros y afortunados compradores.

De este modo, el SVJ 63 Roadster permite elegir entre ocho nuevas combinaciones, interiores y exteriores, al tiempo que incluye una placa conmemorativa, que lo numera dentro de la serie de 63 ejemplares. Algo que también sucede en el Huracán aunque, en ese caso, solo con 36 unidades. 

En la parte mecánica, no se anuncian modificaciones, por lo que este deportivo, capaz de rodar en menos de 7 minutos en el exigente circuito de Nürburgring, sigue declarando 770 CV de potencia.

Lamborghini Huracan Evo GT Celebration

Por su parte, el Huracán Celebration rinde homenaje a las victorias del modelo de competición, el Huracán GT3 de color verde, en dos carreras de resistencia legendarias: las 24 Horas de Daytona y las 12 Horas de Sebring.

Lo que se mantiene fiel a los cánones, es el motor atmosférico de gasolina, con arquitectura V10, bajo el capó. Que en la última evolución, ya alcanza los 640 CV de potencia.