De momento, se ha realizado una prueba piloto en Galicia, pero no descartes que se convierta en un método oficial para sancionar.

La Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil no para de recibir diferentes tipos de radares y medios para castigar las infracciones que cometen los conductores. Los últimos en llegar han sido los drones, pero esta noticia trata sobre un nuevo método para 'cazar' ilegalidades al volante.

Nos estamos refiriendo a furgonetas camufladas, desde las cuales los agentes pasan mucho más desapercibidos que en sus vehículos oficiales. De este modo, resulta más fácil multar las conductas peligrosas, como viajar sin el cinturón de seguridad abrochado o emplear el teléfono móvil sin asociarlo a un dispositivo manos libres.

No te alarmes, porque, de momento, solo se trata de una prueba piloto llevada a cabo en diferentes carreteras gallegas. Como informa el diario El Mundo, los vehículos empleados no mostraban ninguna identificación de la Guardia Civil, pero empleaban matrículas con las iniciales PGC. 

Las furgonetas circulaban como un vehículo cualquiera y, como puedes observar en el vídeo situado al final del artículo, detectaban las infracciones mientras están en movimiento, lo que deja sin argumentos al irresponsable conductor. 

Galería: Actualidad y seguridad vial

Los agentes aseguraron que en solo 30 minutos, habían observado cuatro conductas irregulares, principalmente el uso incorrecto del móvil. Desde luego, el método parece muy efectivo a la hora de multar. Veremos si se convierte en una forma oficial de sancionar. 

Algunos tildarán esta medida de afán recaudatorio, mientras que la DGT asegurará que el objetivo será el de reducir el número de fallecidos en las carreteras. Como siempre, la polémica está servida...

Por cierto, recuerda que este fin de semana siguen en marcha controles especiales de velocidad, principalmente en carreteras secundarias. ¿Lo mejor? Como siempre, cumplir las normas de circulación, lo que te permitirá olvidarte de multas y sustos al volante.    

'

Fuente y vídeo: El Mundo, vía YouTube