Como viene siendo habitual, este hiperdeportivo también es híbrido.

Si haces un poco de memoria, recordarás que Tushek es un fabricante de superdeportivos de origen esloveno, cuyos primeros pasos tuvieron lugar en 2012, año en el que presentaron el Renovatio T500.

Tras siete años de duro trabajo, la marca vuelve con un automóvil mucho más potente y radical, el Tushek TS 900 H Apex, que será mostrado públicamente, por primera, vez durante el evento Salon Privé (5 a 7 de septiembre). Esta cita, congregará en los jardines del Benhleim Palace (Reino Unido) a algunos de los superdeportivos, hiperdeportivos y clásicos más espectaculares de todo el planeta.

Galería: Tushek TS 900 H Apex

Si el anterior proyecto de los eslovenos contaba con un rendimiento de unos 500 CV de potencia, ahora el TS 900 H Apex ha doblado esta cifra, extrayendo 950 CV de un sistema de propulsión híbrido. Éste, se compone de un bloque de gasolina V8 de 4,2 litros de cilindrada, que se une a dos motores eléctricos. El par motor máximo, por su parte, asciende hasta unos impresionantes 1.399 Nm, mientras que la velocidad punta anunciada por el fabricante es de 380 km/h.

La ligereza de este automóvil, se debe al uso de un chasis de cromo-molibdeno y a una carrocería de fibra de carbono, unos materiales que permiten que el hiperdeportivo de Tushek marque en la báscula 1.410 kilos, que vienen a ser 317 kilos menos que un Honda NSX de nueva generación.

Desde parado, el TS 900 H Apex apenas necesita 2,5 segundos para alcanzar los 100 km/h, gracias a unas prestaciones excelentes, que se transmiten al asfalto por medio de unos neumáticos Pirelli Trofeo Serie R, con unas medidas de 235/35 en el eje delantero y de 305/30 en el trasero.

Entre sus componentes, también encontramos unas enormes pinzas de freno, firmadas por Brembo, así como un techo rígido extraíble, que permite convertir al modelo en un descapotable. Las puertas, por su parte, se abren en vertical, mediante un sistema de tipo tijera.

Tushek todavía no se ha pronunciado acerca del precio del TS 900 H Apex y, lo más importante, debe demostrar que está al nivel de superdeportivos como los fabricados por Bugatti.