Bajo toda esa madera, se esconde el motor de un Audi RS 4 de la generación B7.

Cuando creías que las autocaravanas eran lo más original para uso recreativo, llega este almacén o cobertizo, como quieras llamarlo, una infraestructura multiusos que, además, dispone de motor y ruedas.

El propietario de este 'almacén rodante' tardó siete meses en terminarlo, pero el tiempo mereció la pena, ya que se ha llevado el premio Récord Guinness a la estructura de este tipo más rápida del mundo.

Galería: Coches raros y divertidos en Nürburgring-Nordschleife

De un primer vistazo, lo normal es que pienses que la base se ha heredado de un camión o de cualquier furgoneta o vehículo de uso comercial, pero te sorprenderá saber que utiliza la plataforma de un Volkswagen Passat de 1999.

Sin embargo, aunque todo quede en la familia del Grupo Volkswagen, si miramos debajo del capó, lo que encontramos es una mecánica V8 de gasolina, de 4,2 litros de cilindrada; un bloque retocado y que antaño sirvió para mover un Audi RS 4 de la segunda generación, conocida internamente como B7.

La potencia que se consigue extraer de este motor es de aproximadamente 456 CV, que se transmiten a las cuatro ruedas a través del sistema quattro.

Gracias a una suspensión hidráulica, la altura de la carrocería, por llamarlo de alguna manera, se puede bajar, de manera que esconda las ruedas y muestre una apariencia de almacén convencional. Ruedas que, por cierto, hereda de un Volkswagen Transporter, algo que agradece su pesada estructura.

Galería: Volkswagen Transporter T6, con diseño GTI

Aunque en el vídeo no se aprecian imágenes de la parte trasera del habitáculo, la información apunta a que solo hay dos asientos en la zona delantera, dejando el resto del espacio para otros elementos, como una cama. 

A pesar de que la aerodinámica no es su punto fuerte, el propietario se atreve a afirmar de que circula más cómodo que en su Mercedes-Benz Clase S.

Supongo que será cuestión de preferencias...

Fuente: LivingLifeFast via YouTube