El nuevo propulsor de gasolina estará disponible con versiones de tracción delantera o total AWD.

Después de muchas especulaciones y rumores, Mazda acaba de confirmar las cifras oficiales de su nuevo motor de gasolina, equipado con la tecnología SKYACTIV-X que estrenará, inicialmente, el Mazda3.

El propulsor tiene una arquitectura de cuatro cilindros, 2,0 litros de cilindrada y desarrolla una potencia de 180 CV, junto a un par máximo de 224 Nm. Las primeras unidades equipadas con el nuevo bloque, sobrealimentado por un compresor volumétrico, se comercializarán este otoño y los precios definitivos todavía no han sido confirmados.

Galería: Prueba Mazda3 2019

Asimismo, en la información oficial facilitada por el fabricante oriental, se confirma que la tecnología SKYACTIV-X equipará de serie el sistema de hibridación ligera de 24 V, gracias al cual puede disfrutar de la etiqueta Eco, que proporciona la DGT. Este sistema es capaz de regenerar energía en fases de deceleración, lo que, junto a otras medidas, consigue reducir el consumo de combustible.

Cuando se ponga a la venta, los clientes podrán elegir entre las carrocería de cinco puertas y Sedán del Mazda3, al tiempo que podrán elegir entre una transmisión automática de seis velocidades o una manual, con el mismo número de marchas.

De los datos oficiales confirmados por la firma japonesa, en el mejor de los casos, el nuevo motor anuncia un consumo medio oficial de 5,4 litros cada 100 kilómetros (carrocería sedán, con cambio manual y tracción delantera), según el ciclo WLTP. Esto se traduce en un ahorro del 30% respecto al motor equivalente equipado con SKYACTIV-G.

Prueba Mazda3 2019

La principal peculiaridad de la tecnología SKYACTIV-X de Mazda es una revolucionaria tecnología de encendido por compresión controlado por chispa (SPCCI), exclusiva de Mazda.

En realidad, se trata del primer propulsor de gasolina, fabricado en serie, en incorporar esta tecnología, que le permite ofrecer la elasticidad de un motor de gasolina con la respuesta inicial y el bajo consumo de un turbodiésel, todo reforzado por las ventajas que añade un sistema de hibridación ligera.