Las carrocerías Coupé y Cabrio se visten de gala deportiva... y se impulsan con el motor del M5 Competition.

Si eres de los que se atrevían a decir que al Serie 8 le faltaba algo de picante, la respuesta de BMW ha sido contundente, como demuestran los nuevos M8 Coupé y Cabrio 2019. ¿Y el Gran Coupé? Esta variante la conoceremos un poco después, en septiembre, coincidiendo con el lanzamiento de sus dos 'hermanos'.  

Galería: BMW M8 Coupé 2019

La gama comprende dos variantes, la 'convencional' y la especial Competition, aunque a España solo llegará la más potente. Como sucede en el M5, los motores parten de un único bloque 4.4 V8, biturbo, con dos niveles de potencia: 600 y 625 CV. Igualmente, la transmisión asociada es la automática con convertidor de par M Steptronic, de ocho velocidades.

Asimismo, los modelos alemanes emplean el sistema de tracción total M xDrive, que permite canalizar toda la fuerza mecánica al eje trasero, previa desconexión del control de estabilidad DSC, si el conductor así lo desea.  

En términos de prestaciones, el M8 Coupé Competition marca el mejor tiempo en la aceleración de 0 a 100 km/h, al detener el cronómetro en 3,2 segundos. El par máximo, 750 Nm, es común en todas las versiones, si bien en los Competition el régimen se alarga hasta las 5.800 rpm, 200 más que en los M8 estándar.

Como curiosidad, los M8 de 625 CV se benefician de unos soportes específicos del motor. Esta conexión con la estructura del vehículo favorece el dinamismo del vehículo, según promete BMW.

Los BMW M8 Coupé y Cabrio 2019 cuentan con suspensión adaptativa M, dirección electromecánica M Servotronic y diferencial trasero deportivo, que reparte de forma variable el par motor entre las ruedas traseras. Además, la transmisión dispone de tres programas de funcionamiento, al gusto del conductor.  

BMW M8 Cabrio 2019

También sin sobreprecio son las llantas de aleación M de 20 pulgadas, envueltas en neumáticos de alto rendimiento con medidas 275/35 R20, delante, y 285/35 R20, detrás. Opcionalmente, el cliente dispone de frenos carbocerámicos.  

El impacto visual que generan los BMW M8 Coupé y Cabrio 2019 es indudable, fruto de paragolpes con grandes entradas de aire, pasos de rueda sobredimensionados, 'branquias' M en los laterales, carcasas de los retrovisores específicas, difusor trasero y cuatro salidas de escape. 

Si se desea, se puede añadir un paquete opcional con elementos confeccionados en fibra de carbono, lo que añade un plus de deportividad y exclusividad.

BMW M8 Cabrio 2019

Lógicamente, el techo varía entre las dos carrocerías. El del Coupé está conformado en material plástico reforzado con fibra de carbono (CFRP), mientras que el del Cabrio es una capota multicapa, que puede plegarse y desplegarse en 15 segundos, tanto en parado como circulando a baja velocidad, pulsando un botón. 

A través de un nuevo mando de la consola central, se puede ajustar individualmente el funcionamiento del motor, la suspensión, la dirección y el sistema M xDrive, entre otros parámetros. De hecho, se pueden almacenar dos configuraciones M para seleccionarlas con total rapidez a través de las dos teclas rojas del volante. 

Como ya has podido comprobar, la impresionante tecnología de competición plasmada en el M5 se extrapola a los M8, una decisión absolutamente acertada... que ya estamos deseando de vivir de primera mano. 

Galería: BMW M8 Cabrio 2019